Cambiando las Reglas del Juego

So4esp

Opinión desde el campo: Los desafíos de la agricultura internacional

Las estimaciones más recientes de la ONU predicen que la población mundial bordeará los 9.6 mil millones de habitantes para 2050, principalmente en los países en desarrollo. Tan solo el crecimiento de la población de África representará más de la mitad de este incremento.  La producción de alimentos tendrá que aumentar en un 70 por ciento si se quiere alimentar no solamente a más personas sino a una creciente clase media cuyo mayor poder adquisitivo propicia cambios en los requerimientos alimentarios. Muchos de los países en desarrollo ya están sobrecargados con altas tasas de pobreza e inseguridad alimentaria. Con frecuencia, son también los primeros en experimentar la intensificación del cambio climático y sus innumerables efectos sobre la vulnerabilidad de los cultivos, las plagas y enfermedades emergentes, y otras incógnitas. El impacto preciso de esos desafíos climáticos sigue siendo incierto. Pero a medida que su severidad y frecuencia aumentan, algunos pequeños agricultores pueden optar por cultivar en otra parte; otros pueden verse obligados a abandonar completamente sus tierras y medios de subsistencia. Parece poco probable que los incrementos continuos en los rendimientos y en las cualidades alimenticias sean suficientes para hacer frente a todos los retos de seguridad alimentaria que se tienen por delante. Se requiere explotar mejor los avances de la investigación científica básica con el fin de desarrollar los “productos” de la investigación para superar las principales limitaciones de productividad, reducir las pérdidas de productos. Es imperativo que se descubran lo más rápidamente posible enfoques científicos innovadores y más eficientes para desarrollar y encontrar soluciones a los cuellos de botella que afectan la productividad, y mejorar las características adaptativas de la papa y el camote.  

 

Competencias institucionales en investigación, ciencia y tecnología innovadoras

Gracias a su singular combinación de activos, el CIP está liderando las iniciativas para resolver los desafíos que enfrenta la producción de papa y camote en los países en desarrollo. El CIP viene haciendo inversiones estratégicas para asegurar que estos cultivos ofrezcan su máximo potencial genético a la creciente población humana para satisfacer así las urgentes necesidades de productividad y seguridad alimentaria. Nuestros innovadores programas de  investigación y desarrollo emplean los descubrimientos más recientes en genética, biología molecular, genómica, bioinformática, interacciones planta-patógenos, control de enfermedades, biología del desarrollo y biología celular. Al tomar ventaja de los enfoques multidisciplinarios, el CIP contempla cinco soluciones científicas innovadoras en los próximos diez años: son los resultados de una investigación que responde a un problema agrícola importante con gran potencial para impactar signicativamente en la seguridad alimentaria. Dos soluciones abordan las prioridades inmediatas: una papa libre de enfermedades y un camote resistente a las plagas, que ofrecerían productividad sustancial, salud y beneficios económicos mediante el uso de múltiples genes prestados de especies silvestres para proporcionar resistencia durable.

 

Otros tres programas focalizados ya están en curso: expandir el cultivo de la papa a tierras más cálidas y secas principalmente con mejoramiento asistido con genómica, la siguiente generación de diagnóstico de patógenos y la nueva tecnología de semilla botánica.

 

El mejoramiento de cultivos sigue siendo el núcleo de las competencias básicas del CIP. Y aunque el mejoramiento convencional está firmemente establecido en el CIP, la complejidad genética inherente de nuestros cultivos hace más lento el ritmo de la mejora genética. El premejoramiento, la captura de alelos, y de los rasgos cuantitativos de los loci de las poblaciones silvestres ayudarán a acelerar este progreso. Complementariamente a estos esfuerzos, la genómica y la biotecnología han revolucionado la agricultura. Estamos bien posicionados para usarlas en los mejoramientos de los cultivos, en el campo de la vigilancia de plagas, y en el diagnóstico, control de enfermedades, teledetección y microbiología del suelo. El CIP puede transferir genes sin recombinación sexual o editar los genomas por mutagénesis  específicas, y usar marcadores de ADN para identificar los genotipos poco frecuentes; pero superiores. La capacidad de modelamiento de cultivos del CIP puede generar los nuevos conocimientos que los biotecnólogos y mejoradores necesitan para acelerar el proceso de generación de las soluciones esperadas.

 

Alianzas y asociaciones más fuertes para enriquecer y sostener el impacto

Estas cinco soluciones científicas innovadoras se basan en tecnologías de apoyo, políticas, conocimientos, capacidades del CIP y en la experiencia de sus socios. El banco de germoplasma del CIP alberga la más grande diversidad genética primaria y secundaria de la papa y el camote y sienta las bases para las futuras ganancias genéticas y potenciales del manejo de cultivos. La explotación de cualquiera de estos activos requiere de equipos multidisciplinarios que se basarán en la experiencia del CIP en programas de investigación para el desarrollo de soluciones para los cultivos a través de una red mundial de socios locales, regionales, nacionales e internacionales. Las instituciones de investigación avanzada y el sector privado son socios clave para acceder a los nuevos conocimientos y tecnologías que se necesitan para llevar a cabo estas soluciones que cambian las reglas del juego. El desarrollo de papas libres de enfermedades serán probadas primero en África usando las instalaciones de biotecnología avanzada de Biociencias del este y centro de África y de la Organización Nacional de Investigación Agrícola de Uganda, siguiendo estrictas normas de bioseguridad.

 

Estos dos socios figuran también de manera destacada en el desarrollo del camote libre de plagas en África, donde las enfermedades virales y los gorgojos tienen los impactos más severos. Juntos, colaboraremos con las instituciones de investigación avanzada y el sector privado para desarrollar y probar los productos de la investigación. La aparición de herramientas genómicas ofrece nuevas opciones para explotar las fuentes potenciales de resistencia a los virus y gorgojos en el germoplasma cultivado así como en las especies silvestres. Posteriormente adaptaremos la tecnología de diferentes países asiáticos, trabajando cercanamente con el Centro del CIP y China para el Asia y el Pacífico. A medida que los retos se resuelvan, se usará el modelamiento para la estimación ex-ante de adopción e impacto, que guiará los nuevos pasos de investigación y desarrollo, y a las asociaciones público-privadas para garantizar que las soluciones lleguen al mayor número de agricultores de una manera selectiva.

 

Aprovechar el potencial

Al mirar más allá de las dos primeras soluciones científicas innovadoras, , a través de una ventana de 5-40 años, el CIP se centrará en los esfuerzos para SO4combatir la degeneración debido a la infección viral, la principal causa a nivel mundial de la pérdida de rendimientos de los cultivos propagados clonalmente. Nos concentraremos en la producción de semilla sexual de papa a través de varios enfoques novedosos. Las soluciones descritas aquí representan investigación que, aunque arriesgada, ofrecerás altos rendimientos, beneficios e impacto para los productores y consumidores.

 

El Programa de Investigación del CGIAR en Raíces, Tubérculos y Bananas es una plataforma y un socio esencial para las soluciones prácticas que desarrollan capacidades.

Accelerating Discovery and Delivery

Cambiando las Reglas del Juego Últimas noticias

  • Publicaciones

  • Derechos de autor | Privacidad / Aviso legal
    Design By NetMidas