Empoderamiento de los agricultores

Habilitando el progreso y la resiliencia en Malawi

La agricultura es el sustento de Malawi, ya que es la fuente de más del 80% de su empleo y del 90% de las divisas. Sin embargo, el crecimiento de la población, la baja fertilidad del suelo y el cambio climático han dejado a millones de familias de pequeños agricultores sin poder producir suficientes alimentos y a más de la mitad de la población en la pobreza. Los científicos del Centro Internacional de la Papa (CIP) y de otros centros del CGIAR han desarrollado innovaciones para ayudar a los agricultores a mejorar sus cosechas y hacer frente a las amenazas contra los cultivos como la sequía, las plagas y las enfermedades. Pero hacer llegar las herramientas adecuadas a los agricultores que las necesitan sigue siendo un desafío.

Los investigadores de siete centros del CGIAR están trabajando con socios para adaptar y difundir herramientas y enfoques que ayuden a las familias de Malawi a producir alimentos más nutritivos, desarrollar la resiliencia climática y superar la pobreza.

En coordinación con la Deutsche esselschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ) y con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), diseñaron un curso de capacitación de 13 semanas para extensionistas que abarcó temas desde el cultivo de papa y camote hasta el manejo integrado de fincas y la agro-silvicultura. Aunque la COVID-19 redujo los cursos en 2020, se capacitó a 277 extensionistas entre 2019 y principios de 2020 y, a través de la colaboración con un consorcio de ONGs, este personal de apoyo debería llegar a 288,000 agricultores.

La formación es parte de un proyecto llamado KULIMA, que significa “promover la agricultura en Malawi” en el idioma chichewa. Utilizando el método de la escuela de campo para agricultores de la FAO, un enfoque participativo que el CIP adaptó para la papa y el camote hace más de una década, los extensionistas trabajan en estrecha colaboración con los facilitadores y los agricultores con el fin de identificar y promover innovaciones apropiadas para su área. Los beneficios se multiplican hacia afuera, ya que cada extensionista organiza escuelas de campo en 30 comunidades, con 30 participantes, cada uno de los cuales, a su vez, capacita a más agricultores.

“En dos años, llegué a 900 agricultores. Eso no sucedía antes”, dice Michael Chome, graduado del curso KULIMA.

Los agricultores de Malawi cultivan principalmente maíz, que puede ser susceptible a la sequía y las plagas, por lo que Chome y sus colegas promueven la diversificación de cultivos y facilitan el acceso a variedades mejoradas de cultivos, fertilizantes y otros insumos. Los agricultores del distrito de Mulanje, donde trabaja Chome, han comenzado a adoptar cultivos que eran raros hace unos años, como la papa, el camote y el banano. La adición de estos alimentos está transformando las dietas familiares, las economías y la resiliencia de los pequeños agricultores.

Empoderamiento de los agricultores

Habilitando el progreso y la resiliencia en Malawi

La agricultura es el sustento de Malawi, ya que es la fuente de más del 80% de su empleo y del 90% de las divisas. Sin embargo, el crecimiento de la población, la baja fertilidad del suelo y el cambio climático han dejado a millones de familias de pequeños agricultores sin poder producir suficientes alimentos y a más de la mitad de la población en la pobreza. Los científicos del Centro Internacional de la Papa (CIP) y de otros centros del CGIAR han desarrollado innovaciones para ayudar a los agricultores a mejorar sus cosechas y hacer frente a las amenazas contra los cultivos como la sequía, las plagas y las enfermedades. Pero hacer llegar las herramientas adecuadas a los agricultores que las necesitan sigue siendo un desafío.

Los investigadores de siete centros del CGIAR están trabajando con socios para adaptar y difundir herramientas y enfoques que ayuden a las familias de Malawi a producir alimentos más nutritivos, desarrollar la resiliencia climática y superar la pobreza.

En coordinación con la Deutsche esselschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ) y con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), diseñaron un curso de capacitación de 13 semanas para extensionistas que abarcó temas desde el cultivo de papa y camote hasta el manejo integrado de fincas y la agro-silvicultura. Aunque la COVID-19 redujo los cursos en 2020, se capacitó a 277 extensionistas entre 2019 y principios de 2020 y, a través de la colaboración con un consorcio de ONGs, este personal de apoyo debería llegar a 288,000 agricultores.

La formación es parte de un proyecto llamado KULIMA, que significa “promover la agricultura en Malawi” en el idioma chichewa. Utilizando el método de la escuela de campo para agricultores de la FAO, un enfoque participativo que el CIP adaptó para la papa y el camote hace más de una década, los extensionistas trabajan en estrecha colaboración con los facilitadores y los agricultores con el fin de identificar y promover innovaciones apropiadas para su área. Los beneficios se multiplican hacia afuera, ya que cada extensionista organiza escuelas de campo en 30 comunidades, con 30 participantes, cada uno de los cuales, a su vez, capacita a más agricultores.

“En dos años, llegué a 900 agricultores. Eso no sucedía antes”, dice Michael Chome, graduado del curso KULIMA.

Los agricultores de Malawi cultivan principalmente maíz, que puede ser susceptible a la sequía y las plagas, por lo que Chome y sus colegas promueven la diversificación de cultivos y facilitan el acceso a variedades mejoradas de cultivos, fertilizantes y otros insumos. Los agricultores del distrito de Mulanje, donde trabaja Chome, han comenzado a adoptar cultivos que eran raros hace unos años, como la papa, el camote y el banano. La adición de estos alimentos está transformando las dietas familiares, las economías y la resiliencia de los pequeños agricultores.

Transformación inclusiva

La extensionista Rostina Lostina Banda observa que los cursos de KULIMA pusieron énfasis en la participación de las mujeres, lo que ha aumentado su eficacia. “Hay más mujeres agricultoras que hombres agricultores en Malawi, por lo que debemos empoderarlas y ayudarlas a adoptar innovaciones que puedan aumentar su abastecimiento de alimentos y sus ingresos”, afirma.

La adopción de cultivos y variedades adecuados puede ser transformadora, como lo confirman innumerables casos. Maxwell Nkhoma luchó durante años para ganarse la vida con el maíz y el tabaco hasta que comenzó a cultivar camote de pulpa anaranjada. Con la venta de esta cosecha ganó lo suficiente para comprar un minibús, que usa como taxi. La combinación de las ventas de camote y las ganancias del taxi le permitieron construir una nueva casa en tres años.

Una del 2019 evaluación sobre la adopción encontró que el 31% de los agricultores de Malawi cultivan camote de pulpa naranja, solo una década después de que el CIP y sus socios comenzaran a promover el cultivo allí. Mientras tanto, los agricultores de la región norte de Malawi han pasado del tabaco a la papa, duplicando sus ganancias en algunos casos. En el marco de un proyecto de Irish Aid, el CIP capacitó a 83 productores de semillas, que vendieron material de siembra de calidad, de papa y camote, a casi 39,000 hogares en 2020. Esas ventas generaron más de USD 125,000, un promedio de USD 1,506 por agricultor, una suma significativa en un país donde el PIB per cápita es de aproximadamente USD 500. Entre 2016 y 2020, este proyecto ayudó a más de 126.000 hogares (casi el 60% de ellos encabezados por mujeres) a adoptar variedades de papa, camote y yuca resistentes al clima.

Llevando las innovaciones a escala

Aunque los cursos se suspendieron en 2020, los extensionistas capacitados en 2019 y principios de 2020 establecieron
escuelas de campo para agricultores en todo el país, y las innovaciones que han difundido están mejorando vidas. Debido a que el crecimiento de la población y el cambio climático solo intensificarán los retos que enfrentan los agricultores de Malawi, los científicos del CGIAR están desarrollando innovaciones más efectivas, al mismo tiempo que apoyan la capacitación y la evaluación de las últimas tecnologías disponibles en el campo.

Al producir una nueva generación de tecnologías climáticamente inteligentes y al mismo tiempo desarrollar la capacidad local para llevar tales innovaciones a escala, el CGIAR está fortaleciendo la capacidad productiva y la resiliencia de los pequeños agricultores y contribuyendo a la transformación del sistema alimentario en Malawi.

Financiadores: Donantes del Fondo Fiduciario del CGIAR; Unión Europea; Irish Aid.

Socios: ActionAid Malawi; Alianza de Bioversity International y CIAT; Comisión de Desarrollo Católico en Malawi; Centro de Cooperación Internacional en Investigación Agronómica para el Desarrollo; Chancellor College, Universidad de Malawi; Deutsche Gesselschaft für Internationale Zusammenarbeit; Asociación Evangélica de Malawi; Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación; Centro Internacional de Mejoramiento del Maíz y el Trigo; Instituto Internacional de Investigación de Cultivos para los Trópicos Semiáridos; Instituto Internacional de Investigaciones sobre Políticas Alimentarias; Instituto Internacional de Agricultura Tropical; Ministerio de Agricultura, Desarrollo del Agua y del Riego, Malawi; Plan International Reino Unido; Autoayuda África; Universidad de Lieja; Agroforestería Mundial; World Fish Center.

Programas de investigación asociados del CGIAR: Cambio Climático, Agricultura y Seguridad alimentaria; Raíces, Tubérculos y Bananos.

ACERCA

El CIP es una organización de investigación para el desarrollo con un enfoque en la papa, el camote y las raíces y tubérculos andinos. Ofrece soluciones innovadoras basadas en la ciencia para mejorar el acceso a alimentos nutritivos asequibles, fomentar el crecimiento empresarial y del empleo sostenible e inclusivo, e impulsar la resiliencia climática de los sistemas agroalimentarios de raíces y tubérculos. Con sede en Lima, Perú, CIP tiene presencia investigadora en más de 20 países de África, Asia y América Latina.

www.cipotato.org

CGIAR es una asociación mundial de investigación para un futuro con seguridad alimentaria dedicada a reducir la pobreza, mejorar la seguridad alimentaria y nutricional y mejorar los recursos naturales.

www.cgiar.org 

LOGROS DEL CIP

CRÉDITOS

Construir, Innovar, Transformar:
Soluciones Colaborativas para Desafíos Globales

Centro Internacional de la Papa | Informe Anual 2020
© 2021, Centro Internacional de la Papa
ISSN 0256-6311
DOI: 10.416/02566311/2020
Hecho el Depósito Legal en la Biblioteca Nacional del Perú  N° 2005-9640 

Se alienta a los lectores a citar o reproducir material de este informe. Como titular del derecho de autor, el CIP solicita reconocimiento y una copia de la publicación en la que aparece la cita o el material. Sírvanse enviarlos al Departamento de Comunicaciones en la dirección que aparece a continuación.

Centro Internacional de la Papa
Av. La Molina 1895, La Molina, Peru
Apartado 1558, Lima 12, Peru
cip@cgiar.org
www.cipotato.org 

Dirección
James Stapleton 

Editor
Christopher Butler 

Redacción
David Dudenhoefer (consultant) 

Coordinador de producción
Christopher Butler

Diseño para la Web y dispositivos móviles
Andrea Prado
Moises Rosario

Diseño e infografías
José Enrique Torres 

Créditos de fotos y videos

Sliders:
Crédito CIP/H. Rutherford
Crédito CIP/S. Fajardo
Crédito CIP/I. Corthier

Submenús:

Construir:
Crédito CIP/I. Corthier

Innovar:
Crédito CIP/S. Fajardo

Transformar:
Crédito CIP/H. Rutherford

Historias:

Tubérculos comercializables para los trópicos:
Crédito CIP/N. Sharma

Papas poderosas:
Crédito CIP/S. Fajardo
Video: CIP/Isadora Visual

Mejoramiento superior:
Crédito CIP/S. Quinn
Video: RTB

Agricultura intensificada:
Crédito CIP/D. Rani

Sembrando autodependencia:
Crédito CIP/V. Atakos
Video: World Food Programme  

Empoderamiento de los agricultores:
Crédito CIP/H. Rutherford

CIP alcance:
Crédito CIP/S. Quinn
Crédito CIP/S. Fajardo

CIP en CGIAR:
Crédito CIP/H. Rutherford

Junta directiva:
Crédito CIP/J.Torres

Hacia One CGIAR:
Crédito CIP/H. Rutherford

Julio 2021

CRÉDITOS

Construir, Innovar, Transformar:
Soluciones colaborativas para desafíos globales

Centro Internacional de la Papa | Informe Anual 2020
© 2021, Centro Internacional de la Papa
ISSN 0256-6311
DOI: 10.416/02566311/2020
Hecho el Depósito Legal en la Biblioteca Nacional del Perú  N° 2005-9640 

Se alienta a los lectores a citar o reproducir material de este informe. Como titular del derecho de autor, el CIP solicita reconocimiento y una copia de la publicación en la que aparece la cita o el material. Sírvanse enviarlos al Departamento de Comunicaciones en la dirección que aparece a continuación. 

Centro Internacional de la Papa
Av. La Molina 1895, La Molina, Perú
Apartado 1558, Lima 12, Perú
cip@cgiar.org
www.cipotato.org 

Dirección
James Stapleton 

Editor gerente
Christopher Butler 

Redacción 
David Dudenhoefer (consultor) 

Coordinador de producción
Christopher Butler

Diseño para la web y dispositivos móviles
Andrea Prado
Moises Rosario

Diseño e infografías
José Enrique Torres 

Créditos de fotos y videos 

Sliders:
Crédito CIP/H. Rutherford
Crédito CIP/S. Fajardo
Crédito CIP/I. Corthier

Submenús:

Construir:
Crédito CIP/I. Corthier

Innovar:
Crédito CIP/S. Fajardo

Transformar:
Crédito CIP/H. Rutherford

Historias:

Tubérculos comercializables para los trópicos:
Crédito CIP/N. Sharma

Papas poderosas:
Crédito CIP/S. Fajardo
Video: CIP/Isadora Visual

Mejoramiento superior:
Crédito CIP/S. Quinn
Video: RTB

Agricultura intensificada:
Crédito CIP/D. Rani

Sembrando la autosuficiencia:
Crédito CIP/V. Atakos
Video: World Food Programme  

Empoderamiento de los agricultores:
Crédito CIP/H. Rutherford

CIP alcance:
Crédito CIP/S. Quinn
Crédito CIP/S. Fajardo

CIP en CGIAR:
Crédito CIP/H. Rutherford

Junta directiva:
Crédito CIP/J.Torres

Hacia One CGIAR:
Crédito CIP/H. Rutherford

Julio 2021

ACERCA  | LOGROS DEL CIP | CRÉDITOS

ACERCA  | LOGROS DEL CIP | CRÉDITOS

Menú