Sembrando la autosuficiencia

Asociándose con el sector humanitario para la nutrición y la resiliencia climática

El Programa de las Naciones Unidas para los Alimentos (WFP) es conocido por salvar y cambiar vidas a través de la ayuda alimentaria de emergencia y por trabajar con las comunidades para mejorar la nutrición y desarrollar la resiliencia. En las regiones áridas del norte de Kenia y Uganda, estos objetivos convergen a medida que las comunidades rurales con pocas opciones de cultivos y medios de vida van enfrentando amenazas climáticas y altas tasas de desnutrición.

En medio de la pandemia de la COVID-19, el Centro Internacional de la Papa (CIP) se asoció con el PMA, el ganador del Premio Nobel de la Paz 2020, para facilitar el cultivo y el consumo de camote de pulpa naranja en esas regiones. Este cultivo crece bien en tierras marginales, proporciona muchas calorías por hectárea y es una excelente fuente de vitamina A.

La deficiencia de vitamina A aumenta el riesgo de infección y ceguera en los niños pequeños. Sin embargo, un solo pequeño camote de pulpa anaranjada, o 125 gramos del mismo, puede proporcionar las necesidades de vitamina A de un niño en edad preescolar. En el pasado, los camotes de pulpa anaranjada eran extremadamente raros en el África subsahariana, donde los agricultores prefieren las variedades blancas y amarillas menos nutritivas, a pesar de que casi la mitad de los niños menores de 5 años tienen deficiencia de vitamina A. El CIP ha pasado más de una década ayudando a los programas nacionales a cultivar y lanzar variedades adaptadas localmente de camote pro-vitamina A y ha desarrollado estrategias para llevarlas a los campos y hogares.

Los científicos del CIP en Kenia y Uganda identificaron variedades de camote tolerantes a la sequía que están listas para su cosecha en cuatro meses y ayudaron a desarrollar cadenas de suministro para distribuir material de siembra, a la vez que trabajaban con socios gubernamentales y ONG para crear conciencia sobre sus beneficios. Estas variedades no solo tienen el potencial de prevenir la deficiencia de vitamina A, sino que también pueden garantizar disponibilidad de alimentos cuando la sequía destruye otros cultivos.

Desarrollando la seguridad alimentaria

El CIP y el PMA están aprovechando la experiencia y los éxitos que cada uno de ellos ha alcanzado para lograr un cambio positivo en los hogares en riesgo de padecer hambre y desnutrición. El CIP se beneficia de la presencia del PMA en comunidades vulnerables y entornos frágiles, mientras que el PMA utiliza la capacidad técnica y de investigación del CIP para fortalecer su enfoque de sistemas alimentarios con el fin de facilitar la autosuficiencia y la resiliencia de los agricultores.

Sembrando la autosuficiencia

Asociándose con el sector humanitario para la nutrición y la resiliencia climática

El Programa de las Naciones Unidas para los Alimentos (WFP) es conocido por salvar y cambiar vidas a través de la ayuda alimentaria de emergencia y por trabajar con las comunidades para mejorar la nutrición y desarrollar la resiliencia. En las regiones áridas del norte de Kenia y Uganda, estos objetivos convergen a medida que las comunidades rurales con pocas opciones de cultivos y medios de vida van enfrentando amenazas climáticas y altas tasas de desnutrición.

En medio de la pandemia de la COVID-19, el Centro Internacional de la Papa (CIP) se asoció con el PMA, el ganador del Premio Nobel de la Paz 2020, para facilitar el cultivo y el consumo de camote de pulpa naranja en esas regiones. Este cultivo crece bien en tierras marginales, proporciona muchas calorías por hectárea y es una excelente fuente de vitamina A.

La deficiencia de vitamina A aumenta el riesgo de infección y ceguera en los niños pequeños. Sin embargo, un solo pequeño camote de pulpa anaranjada, o 125 gramos del mismo, puede proporcionar las necesidades de vitamina A de un niño en edad preescolar. En el pasado, los camotes de pulpa anaranjada eran extremadamente raros en el África subsahariana, donde los agricultores prefieren las variedades blancas y amarillas menos nutritivas, a pesar de que casi la mitad de los niños menores de 5 años tienen deficiencia de vitamina A. El CIP ha pasado más de una década ayudando a los programas nacionales a cultivar y lanzar variedades adaptadas localmente de camote pro-vitamina A y ha desarrollado estrategias para llevarlas a los campos y hogares.

Los científicos del CIP en Kenia y Uganda identificaron variedades de camote tolerantes a la sequía que están listas para su cosecha en cuatro meses y ayudaron a desarrollar cadenas de suministro para distribuir material de siembra, a la vez que trabajaban con socios gubernamentales y ONG para crear conciencia sobre sus beneficios. Estas variedades no solo tienen el potencial de prevenir la deficiencia de vitamina A, sino que también pueden garantizar disponibilidad de alimentos cuando la sequía destruye otros cultivos.

Desarrollando la seguridad alimentaria

El CIP y el PMA están aprovechando la experiencia y los éxitos que cada uno de ellos ha alcanzado para lograr un cambio positivo en los hogares en riesgo de padecer hambre y desnutrición. El CIP se beneficia de la presencia del PMA en comunidades vulnerables y entornos frágiles, mientras que el PMA utiliza la capacidad técnica y de investigación del CIP para fortalecer su enfoque de sistemas alimentarios con el fin de facilitar la autosuficiencia y la resiliencia de los agricultores.

Como hace notar Lauren Landis, directora de país y representante del PMA en Kenia: “Con la comprensión que el CIP tiene de la ciencia y la tecnología y las relaciones que el PMA tiene con las comunidades y autoridades, surge una oportunidad extraordinaria para transformar la calidad nutricional, la asequibilidad y la sostenibilidad ambiental de las dietas de las personas”.

Para este desarrollo conjunto se basan en una década de trabajo a través de la cual el CIP y sus socios llegaron a casi siete millones de hogares y catalizaron la demanda de camote de pulpa anaranjada en África y Asia. En 2020, esas asociaciones llegaron a más de 300.000 personas en seis países africanos y Bangladesh. Aproximadamente 110.000 pequeños agricultores en esos países vendieron un valor adicional de USD 25 millones de este nutritivo cultivo.

Cosechando beneficios nutricionales

Según Josephine Mwema del PMA, el camote de pulpa naranja era desconocido en el norte de Kenia antes de 2020, pero se ha vuelto popular rápidamente y ahora es parte de los programas del gobierno nacional y del condado para promover la diversificación de cultivos y la nutrición.

En el norte de Uganda, más de 100.000 personas han aprendido sobre los beneficios nutricionales del cultivo y cómo incluirlo en las dietas familiares. Una de ellas es Agnes Nyana, miembro de un grupo de mujeres del distrito de Omoro que comparte conocimientos sobre el cuidado infantil y la nutrición. Ella utiliza el kit de herramientas para bebés saludables del CIP para facilitar la provisión de alimentos nutritivos a niños menores de dos años con deliciosas recetas de papilla que combinan camote, leche, plátano y pasta de maní.

“Ahora sé cómo preparar buenos alimentos ricos en proteínas, vitamina A y otros nutrientes”, dice.

Según Frederick Grant, gerente de país del CIP en Uganda, trabajar con esos grupos y capacitar a los proveedores de salud de las aldeas es una vía importante para promover una mejor nutrición con el camote naranja. El CIP colabora con el Ministerio de Salud y las ONGs para trabajar con vendedores de verduras y 60 escuelas, que se están convirtiendo en plataformas de capacitación y distribución de material de siembra.

Kennedy Owuor, que dirige la oficina del PMA en el norte de Uganda, dice que los tres enfoques tienen potencial para reducir el número de casos de desnutrición en las clínicas de la región. “Si podemos llevar el camote de pulpa anaranjada a escala, puede desempeñar un papel importante en la reducción de la desnutrición y ayudarnos a prevenir la desnutrición de manera más amplia en vez de tratar a los niños desnutridos”, sostiene.

A medida que el CIP y el PMA amplían su colaboración hacia Etiopía, Mozambique y otros países, la asociación de ambos muestra potencial para fomentar una mayor seguridad alimentaria y nutricional en todo el mundo.

Financiadores: Donantes del Fondo Fiduciario del CGIAR; Oficina de Desarrollo Extranjero y Commonwealth, Reino Unido.

Socios: Andre Foods International; Los gobiernos de los condados de Baringo, Garissa, Isiolo, Samburu, Tana River y Wajir,
Kenia; HarvestPlus; Organización de Investigación Agrícola y Ganadera de Kenia; Federación Luterana Mundial; Mercy
Corps; Ministerio de Salud, Kenia; Ministerio de Salud, Uganda; Organización Nacional de Investigaciones Agrícolas,
Uganda; Asociación Africana de Sasakawa; Programa Mundial de Alimentos.

Programas de investigación asociados del CGIAR: Agricultura para la Nutrición y la Salud; Raíces, Tubérculos y Bananos.

ACERCA

El CIP es una organización de investigación para el desarrollo con un enfoque en la papa, el camote y las raíces y tubérculos andinos. Ofrece soluciones innovadoras basadas en la ciencia para mejorar el acceso a alimentos nutritivos asequibles, fomentar el crecimiento empresarial y del empleo sostenible e inclusivo, e impulsar la resiliencia climática de los sistemas agroalimentarios de raíces y tubérculos. Con sede en Lima, Perú, CIP tiene presencia investigadora en más de 20 países de África, Asia y América Latina.

www.cipotato.org

CGIAR es una asociación mundial de investigación para un futuro con seguridad alimentaria dedicada a reducir la pobreza, mejorar la seguridad alimentaria y nutricional y mejorar los recursos naturales.

www.cgiar.org 

LOGROS DEL CIP

CRÉDITOS

Construir, Innovar, Transformar:
Soluciones Colaborativas para Desafíos Globales

Centro Internacional de la Papa | Informe Anual 2020
© 2021, Centro Internacional de la Papa
ISSN 0256-6311
DOI: 10.416/02566311/2020
Hecho el Depósito Legal en la Biblioteca Nacional del Perú  N° 2005-9640 

Se alienta a los lectores a citar o reproducir material de este informe. Como titular del derecho de autor, el CIP solicita reconocimiento y una copia de la publicación en la que aparece la cita o el material. Sírvanse enviarlos al Departamento de Comunicaciones en la dirección que aparece a continuación.

Centro Internacional de la Papa
Av. La Molina 1895, La Molina, Peru
Apartado 1558, Lima 12, Peru
cip@cgiar.org
www.cipotato.org 

Dirección
James Stapleton 

Editor
Christopher Butler 

Redacción
David Dudenhoefer (consultant) 

Coordinador de producción
Christopher Butler

Diseño para la Web y dispositivos móviles
Andrea Prado
Moises Rosario

Diseño e infografías
José Enrique Torres 

Créditos de fotos y videos

Sliders:
Crédito CIP/H. Rutherford
Crédito CIP/S. Fajardo
Crédito CIP/I. Corthier

Submenús:

Construir:
Crédito CIP/I. Corthier

Innovar:
Crédito CIP/S. Fajardo

Transformar:
Crédito CIP/H. Rutherford

Historias:

Tubérculos comercializables para los trópicos:
Crédito CIP/N. Sharma

Papas poderosas:
Crédito CIP/S. Fajardo
Video: CIP/Isadora Visual

Mejoramiento superior:
Crédito CIP/S. Quinn
Video: RTB

Agricultura intensificada:
Crédito CIP/D. Rani

Sembrando autodependencia:
Crédito CIP/V. Atakos
Video: World Food Programme  

Empoderamiento de los agricultores:
Crédito CIP/H. Rutherford

CIP alcance:
Crédito CIP/S. Quinn
Crédito CIP/S. Fajardo

CIP en CGIAR:
Crédito CIP/H. Rutherford

Junta directiva:
Crédito CIP/J.Torres

Hacia One CGIAR:
Crédito CIP/H. Rutherford

Julio 2021

CRÉDITOS

Construir, Innovar, Transformar:
Soluciones colaborativas para desafíos globales

Centro Internacional de la Papa | Informe Anual 2020
© 2021, Centro Internacional de la Papa
ISSN 0256-6311
DOI: 10.416/02566311/2020
Hecho el Depósito Legal en la Biblioteca Nacional del Perú  N° 2005-9640 

Se alienta a los lectores a citar o reproducir material de este informe. Como titular del derecho de autor, el CIP solicita reconocimiento y una copia de la publicación en la que aparece la cita o el material. Sírvanse enviarlos al Departamento de Comunicaciones en la dirección que aparece a continuación. 

Centro Internacional de la Papa
Av. La Molina 1895, La Molina, Perú
Apartado 1558, Lima 12, Perú
cip@cgiar.org
www.cipotato.org 

Dirección
James Stapleton 

Editor gerente
Christopher Butler 

Redacción 
David Dudenhoefer (consultor) 

Coordinador de producción
Christopher Butler

Diseño para la web y dispositivos móviles
Andrea Prado
Moises Rosario

Diseño e infografías
José Enrique Torres 

Créditos de fotos y videos 

Sliders:
Crédito CIP/H. Rutherford
Crédito CIP/S. Fajardo
Crédito CIP/I. Corthier

Submenús:

Construir:
Crédito CIP/I. Corthier

Innovar:
Crédito CIP/S. Fajardo

Transformar:
Crédito CIP/H. Rutherford

Historias:

Tubérculos comercializables para los trópicos:
Crédito CIP/N. Sharma

Papas poderosas:
Crédito CIP/S. Fajardo
Video: CIP/Isadora Visual

Mejoramiento superior:
Crédito CIP/S. Quinn
Video: RTB

Agricultura intensificada:
Crédito CIP/D. Rani

Sembrando la autosuficiencia:
Crédito CIP/V. Atakos
Video: World Food Programme  

Empoderamiento de los agricultores:
Crédito CIP/H. Rutherford

CIP alcance:
Crédito CIP/S. Quinn
Crédito CIP/S. Fajardo

CIP en CGIAR:
Crédito CIP/H. Rutherford

Junta directiva:
Crédito CIP/J.Torres

Hacia One CGIAR:
Crédito CIP/H. Rutherford

Julio 2021

ACERCA  | LOGROS DEL CIP | CRÉDITOS

ACERCA  | LOGROS DEL CIP | CRÉDITOS

Menú