Herramienta de baja tecnología ayuda en la lucha contra el tizón tardío de la papa

El tizón tardío es la enfermedad más destructiva del cultivo de papa a nivel mundial. Afecta a los productores de papa sin distinguir si son de baja escala, comerciales, semilleristas e incluso productores urbanos, causando pérdidas estimadas en €10 mil millones cada año en los países en desarrollo. Muchas variedades de papa son atacadas por el tizón tardío y la mayoría de los agricultores usan grandes cantidades de fungicidas para controlar esta enfermedad. Los fungicidas pueden causar problemas en el medio ambiente y en la salud humana cuando son mal utilizados, pues muchos agricultores no usan equipos de protección para evitar el contacto con este tipo de plaguicidas. Por lo tanto, cualquier tecnología que optimice el uso de fungicidas para controlar el tizón tardío representa un gran avance para los productores de papa.

Campo de papa de la variedad Yungay fuertemente afectado por el tizón tardío en Chota (Cajamarca, Perú). Foto: Willmer Pérez.

Agricultores de Huasahuasi (Junín, Perú) aplicando fungicidas para controlar el tizón tardío sin equipos de protección. Foto: Willmer Pérez.

Por ello, el Centro Internacional de la Papa (CIP), en colaboración con instituciones de investigación y desarrollo de Ecuador y Perú, desarrolló una herramienta de baja tecnología para ayudar a los agricultores a optimizar el uso de los fungicidas. El desarrollo de esta herramienta partió de tres preguntas que los agricultores se hacen cuando van a usar fungicidas:

  • ¿Cuándo inicio las aplicaciones de fungicidas?
  • ¿Qué fungicida uso?
  • ¿Con qué frecuencia debo usar los fungicidas?

Contestar a estas preguntas es más complicado de lo que se puede suponer, pues hay varios factores en juego. Muchos agricultores de países desarrollados contestan a estas preguntas mediante la ayuda de sistemas de apoyo a la toma de decisiones. Estos sistemas utilizan información ambiental procedente de estaciones meteorológicas. La información es transmitida mediante Internet, para luego ser analizada. Esto permite emitir alertas que son transmitidas mediante mensajes de texto para que el agricultor inicie las aplicaciones de fungicidas. Sin embargo, la baja cobertura de Internet y de telefonía celular, así como una extrema variabilidad ambiental, hacen que estos sistemas sean imprácticos en los Andes y otras zonas tropicales.

La herramienta desarrollada por el CIP es llamada juego de ruedas para manejo del tizón tardío de la papa. A diferencia de los sistemas usados en países desarrollados, esta herramienta está diseñada en cartón y no necesita Internet ni baterías. Sin embargo, permite integrar los factores más importantes para tomar decisiones respecto al uso de fungicidas: qué tan resistente es la variedad de papa que se está cultivando, el número de días de lluvia que hubo en la semana, y el número de días transcurridos desde la última aplicación de fungicidas. Tomando en cuenta estos tres factores, el juego de ruedas ayuda al agricultor a decidir cuándo iniciar el uso de fungicidas, qué fungicidas usar y cada cuánto usarlos.

Juego de ruedas para el manejo del tizón tardío de la papa: a) color rojo para variedades susceptibles, b) color amarillo para variedades moderadamente resistentes, y c) color verde para variedades resistentes. Los círculos concéntricos color celeste se refieren al número de días de lluvia, los círculos concéntricos color amarillo oscuro se refieren a los días trascurridos desde la última aplicación de fungicidas, y los círculos concéntricos de color gris se refieren a la recomendación para el control del tizón tardío usando fungicidas.


L
a efectividad del juego de ruedas se comprobó en 11 experimentos de campo en Perú y Ecuador durante cinco añosLuego, se estableció un ensayo controlado aleatorio en Carchi (Ecuador) donde se capacitó a 150 agricultores en el uso de estas herramientas y se comparó con el manejo local que hacían otros 150 agricultores de la misma zona. Al término de la campaña agrícola, los resultados fueron exitosos. Los agricultores que siguieron las recomendaciones del juego de ruedas usaron menos fungicidas, redujeron sus costos de produccióny obtuvieron mejor o igual cosecha, en relación con agricultores que no usaron el juego de ruedas.  

«Yo tengo la esperanza de tener un mejor producto, pero más limpio y con mis compañeros estamos buscando eso. Para mí el mejor cambio que he tenido es que ahora puedo manejar con mayor conocimiento los plaguicidas que existen. Antes comprábamos los insumos y aplicábamos al ojo, ahora ya aplicamos con medida y solo lo que es necesario. Antes también aplicábamos varios productos para el tizón en la misma fumigada, ahora ya solo un producto y vamos cambiando en cada aplicación. Este cambio es importante para estar sano y la salud es básica para trabajar y luego obtener un buen producto y a menor costo dice William Paredes, agricultor de Huambaló (Tungurahua, Ecuador)en relación con el uso del juego de ruedas. 

Para atraer a los agricultores jóvenes, el CIP y el Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias (INIAP) del Ecuador, han creado aplicaciones digitales basadas en el juego de ruedas. La idea es que los agricultores puedan tener en sus celulares un aplicativo que les indique si necesitan aplicar fungicidas en sus cultivos de papa, de acuerdo con la variedad que sembraron y a las condicioneambientales de la zona, sin necesidad de acceder a Internet. 

Aplicativos para celulares que ayudan a los agricultores a manejar el tizón tardío de la papa: a) juego de ruedas y b) INIAP PapaSAD, basados en el juego de ruedas original diseñado en cartón.


El juego de ruedas
 se recomienda usarlo como parte de un programa de capacitación a agricultores en manejo de tizón tardío. Es indispensable que los agricultores tengan conocimientos básicos sobre la enfermedad (por ejemplo, síntomas causados en el follaje), sobre la resistencia de las variedades de papa, y sobre el tipo de acción de los fungicidas. Materiales previamente desarrollados por el CIP pueden ser útiles para implementar estos programas de capacitación. 

Finalmente, el juego de ruedas puede ser adaptado a otras regiones. Para esto se debe conocer cuán resistentes son las variedades de papa al tizón tardío luego debe probarse el juego de ruedas bajo condiciones de campo para, de ser necesario, hacer ajustes en coordinación con expertos locales. 

“Estoy orgulloso de ver como después de varios años de sostener una reunión sobre cómo diseñar una herramienta simple que pueda ser usada por los agricultores para controlar el tizón tardío de la papa, la idea se ha convertido en una innovación que los ayuda a tomar decisiones y puede ser diseminada a agricultores de otras regiones del mundo” dice Oscar Ortiz, Director de Investigación del CIP recordando las primeras reuniones para diseñar esta herramienta. 

Agradecemos por la colaboración en esta investigación a: C. Tello, X. Cuesta, J. Rivadeneira, J. Ochoa, D. Peñaherrera, J. Suquillo, F. Yumisaca C. Sevillano del Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias (INIAP); D. Caballero y A. Inca de la Escuela Superior Politécnica del Chimborazo (ESPOCH); y a M. Haro, J. Miranda y L. Narváez en Ecuador. También agradecemos la colaboración de J. Arias de la Universidad Nacional Daniel Alcides Carrión (UNDAC) y de A. Guerra y P. Flores en Perú, así como a muchos otros que participaron en esta investigación. 

Este trabajo fue realizado como parte de, y financiado por el Programa de Investigaciones del CGIAR en Raíces, Tubérculos y Bananas y fue apoyado por el Fondo Fiduciario del CGIARApoyo financiero fue proporcionado por la Unión Europea a través del proyecto Innovación para la Seguridad y la Soberanía Alimentaria en los Andes, IssAndes” y el Fondo de la OPEC para Desarrollo Internacional.

Willmer Perez y Jorge Andrade-Piedra, con contribuciones de Oscar Ortiz, Nancy Panchi, Claudio Velasco, Jeff Bentley y James Stapleton 
Cambio climático
Latinoamerica
Papa
Menú