Joshua Okonya adopta un enfoque centrado en el agricultor para el Manejo Integrado de Plagas

 

Joshua Okonya es Investigador Asociado especializado en protección de cultivos con sede en Uganda. En esta entrevista, nos relata cómo está poniendo a los agricultores al centro de su trabajo en Manejo Integrado de Plagas (MIP).

¿Qué fue lo primero que lo motivó para comenzar a trabajar en Manejo Integrado de Plagas?

Crecí en una familia pobre de ocho hermanos y una madre soltera en una aldea rural de Katuugo, en el distrito de Nakasongola, Uganda. Sembrábamos yuca, camote y frejoles en menos de media hectárea de una tierra alquilada. En Uganda, la mayoría de agricultores dependen de la agricultura de secano y mi familia también. Los agricultores de subsistencia de nuestro pueblo normalmente no almacenan su cosecha por más de una temporada de cultivo, como máximo un año. Los cultivos que sembramos son los que comemos durante esa temporada. Creo que fue en los años 90 cuando hubo un brote de la enfermedad del mosaico de la yuca, que devastó todos los campos con ese cultivo. No hubo solución para esa enfermedad. Debido a que la yuca es un cultivo de primera necesidad en Uganda, el hambre se extendió no sólo por mi pueblo sino en todo el país. Significaba irse a dormir sin comer tres veces al día, a veces incluso comiendo solo una vez. Quería entender qué estaba pasando y juré que algún día estudiaría agricultura.

¿Cómo contribuye el MIP a la seguridad alimentaria?

Lo que pasa con las plagas es que no discriminan. Independientemente de qué tan buena sea la semilla que está usando un agricultor, o de la cantidad de insumos, cuando llega una plaga puede ocasionar la pérdida completa del cultivo. Vimos que eso ocurrió en 2005 durante un brote de marchitez bacteriana del banano y lo estamos viendo ahora con el gusano cogollero del maíz . El Manejo Integrado de Plagas tiene la habilidad no solamente de aumentar la seguridad alimentaria, también puede reducir los niveles de pobreza. Cuando los agricultores pueden preservar sus cosechas y vender los excedentes, significa ingresos en efectivo adicionales para la familia.

Joshua Okonya examina la presencia de plagas y enfermedades en las plantas de papa de Ruanda. Entender la percepción de los agricultores sobre lo que afecta sus cultivos ayuda a los investigadores a crear herramientas culturalmente adecuadas para afrontar la necesidad de ayudar a los agricultores a enfrentar los desafíos. Foto: Anastase Nduwayezu.

¿Cuáles son algunos de los métodos de manejo de plagas que los agricultores están usando actualmente?

Los agricultores a menudo usan pesticidas para eliminar las amenazas. Esto puede ser costoso y encontramos que muchas veces no están bien informados sobre el uso de químicos seguros y no se protegen a sí mismos. Los niveles educativos varían. Algunos de los agricultores con quienes trabajamos no saben leer ni escribir. Eso requiere entender cabalmente los desafíos y el nivel de conocimiento de cada agricultor con el fin de desarrollar herramientas que les funcionen. Nuestro objetivo es alimentar a los agricultores con alimentos nutritivos y no con productos químicos.

Su investigación realmente toma en cuenta los comportamientos de los agricultores y su comprensión de las plagas y enfermedades. ¿Por qué esto es importante?

Siempre hay que ponerle un rostro humano a la investigación. No puedes simplemente ir al laboratorio e ingeniar algo sin comprender qué es lo que quieren los agricultores, qué necesitan y cómo avanzar. El diseño de un enfoque o paquete de MIP necesita encajar con su cultura y su sistema agrícola. Para hacer eso se necesita ver cómo viven, cuáles son los recursos disponibles y cómo se comparten los roles de la gestión de cultivos dentro de los miembros del hogar. Por ejemplo, con los pesticidas nosotros no podemos simplemente llegar y prescribir prácticas estándar para el manejo adecuado de los mismos. No podemos decir, coloque sus contenedores de pesticidas en el depósito, porque algunos no tienen espacio para almacenamiento y tienen que guardar los pesticidas en su hogar, donde viven. Necesitamos pensar en su realidad y en cómo podemos adaptar nuestros enfoques para minimizar el envenenamiento por pesticidas en su estilo de vida. Por ejemplo, podemos recomendarles que coloquen los pesticidas en un armario lejos de los alimentos y donde los niños no puedan alcanzarlos, así como no reutilizar un contenedor de pesticidas para guardar alimentos, agua o sal. Como investigadores necesitamos entender realmente la cultura y el contexto socioeconómico en el que estamos trabajando antes de recomendar un enfoque. De lo contrario, no se hablará en el mismo idioma que el agricultor y no se obtendrá ni los resultados ni los impactos esperados.

Incluir las perspectivas de mujeres y hombres en la investigación de campo produce información de mayor calidad ya que las prácticas agrícolas y los cultivos con frecuencia se dividen por género. Foto: Joshua Okonya/CIP

¿Qué papel cumple el género en el manejo de plagas? ¿De qué manera la aplicación del enfoque de género profundiza el impacto de su trabajo?

Si el objetivo es lograr la seguridad alimentaria se requiere conocer los factores que la afectan. Y no lo sabrá sin salir a conversar con los pequeños agricultores. Incluso cuando se visitan los hogares, se debe estar al tanto de la dinámica cultural. En muchas sociedades patriarcales las mujeres están marginadas. El jefe del hogar, el marido, será el que reciba al extensionista o al investigador que visita a la familia y en la mayoría de los casos, será el único punto de contacto. Esto les da a los investigadores una muy falsa impresión.  Las mujeres son principalmente quienes monitorean las plagas y enfermedades durante el almacenamiento, porque pasan más tiempo en el hogar y observan. De manera que si estás armando trampas para supervisar la variación estacional en las poblaciones de insectos, o enfermedades, y al hacer la visita hablas con el hombre,  te irás sin tener un conocimiento adecuado y profundo. Cuando se trata de pesticidas, son generalmente los hombres quienes los compran y aplican, por lo tanto está bien si hablas con un hombre acerca de la aplicación de productos químicos.

¿Qué desafíos enfrentan los agricultores en el manejo de plagas?

Hay una serie de desafíos que los agricultores encaran cuando manejan plagas y enfermedades. Uno es la falta de variedades resistentes a la plaga porque, por ejemplo, ninguna variedad es actualmente resistente al gorgojo africano del camote (especie Cylas). La falta de un adecuado monitoreo de plagas a lo largo de la estación puede llevar a la pérdida completa del cultivo, especialmente durante una prolongada temporada seca. Es importante involucrar a los agricultores y conocer en qué etapa se necesita una intervención. Algunos agricultores no pueden leer las etiquetas de los pesticidas. Necesitamos ayudarlos a que entiendan los efectos de los pesticidas químicos y cómo manipularlos adecuadamente. La capacitación de extensión a los agricultores es realmente importante. Muchos agricultores no conocen los nombres de las plagas y enfermedades que afectan sus cultivos. Si les preguntamos “¿qué está afectando tu camote?”, contestarán: “oooh, es el sol”, cuando realmente se trata del gorgojo del camote. Dado que las plagas atacan durante la estación seca, los agricultores asociarán una temporada seca prolongada con el daño al camote y culparán al sol. Como científico que busca entender los desafíos que confrontan los agricultores, tienes que ir al fondo del asunto. Con la capacitación apropiada y el entendimiento cultural un científico es capaz de hacer las preguntas correctas para conseguir el  diagnóstico certero de cuál es el problema.

¿Qué apoyo al MIP han ayudado a desarrollar el CIP y el Programa de Investigación del CGIAR de Raíces, Tubérculos y Bananas (RTB)?

Damos capacitación en extensión a los agricultores en más de un método para el manejo de plagas, incluyendo cómo usar prácticas culturales, que son de bajo costo y requieren de pocos recursos. Fomentamos el uso de semillas libres de virus. El CIP ha desarrollado también trampas de feromonas, un tipo de tecnología que atrae y mata, para ser usada en los almacenes de papa. Se mezcla un insecticida con una feromona que atrae a la especie masculina. Los machos piensan que es una hembra, así que cuando buscan aparearse entran en contacto con la feromona mezclada con el insecticida y mueren. Para estudiar la biología de las plagas, el CIP también ha publicado un Atlas de Riesgo de Plagas para África (disponible sólo en inglés) que puede ser usado por los formuladores de política principalmente con fines de planificación para entender los riesgos potenciales de las plagas de insectos de cara al cambio climático.

¿Por qué es importante un enfoque integrado de cultivos?

Ningún pequeño agricultor en Uganda, Ruanda o Burundi se especializa en un solo cultivo.  Un agricultor de camote también siembra plátano, yuca, papa y frejol. El RTB toma una mirada holística de estos cultivos ya que todos enfrentan problemas de plagas. Algunas plagas invasivas tales como el gusano cogollero del maíz son polífagas y causarán pérdidas económicas no solo en el hospedero primario (maíz) sino también en otros cultivos incluyendo el camote. Por lo tanto, es primordial que el CGIAR continúe apoyando a los programas que incluyen varios cultivos y a varios centros. Cuando los centros de investigación trabajan juntos estamos en capacidad de obtener más información usando menos recursos. Mientras más trabajemos juntos con todos estos cultivos, más estaremos mejorando realmente la seguridad alimentaria de los agricultores y sus medios de subsistencia.

Más información sobre las investigaciones de Okonya

Okonya, J. S., Syndikus, K., & Kroschel, J. (2013). Farmers’ perception of and coping strategies to climate change: Evidence from six agro-ecological zones of Uganda. Journal of Agricultural Science5(8), 252.

Okonya, J. S., & Kroschel, J. (2015). A cross-sectional study of pesticide use and knowledge of smallholder potato farmers in Uganda. BioMed Research International2015.

Legg, J., Okonya, J. & Coyne, D.(2017). Integrated pest management of root and tuber crops
in the tropics. In C. Rapisarda and GEM Cocuzza, Integrated pest management in tropical
regions. Wallingford, UK: CABI Publishing,(p. 90-112).

Menú