“Oportunidades rentables: como la agricultura y la minería pueden trabajar mano a mano”

PERUMIN, Arequipa-Peru, 20 de septiembre, 2019

Resumen: Ginya Truitt Nakata, directora regional del Centro Internacional de la Papa para Latinoamérica y El Caribe, destaca cómo la riqueza agrobiodiversa de las variedades de papa, junto al conocimiento generado por el Centro Internacional de la Papa, son un aliado clave para la minería tanto para su rentabilidad como para su misión por impulsar el bienestar de sus comunidades de influencia, frente a retos trascendentales como garantizar el acceso al agua, afrontar la lucha contra la desnutrición y la anemia, y consolidar nuevas e innovadoras propuestas de negocio.

Discurso:

Buenos días a todos, es un placer estar aquí en representación del Centro Internacional de la Papa, también conocido como el CIP. Mi nombre es Ginya Truitt Nakata y soy la directora regional para Latinoamérica y el Caribe. Agradezco a los organizadores de PERUMIN por la invitación.

Ya sé que están pensando, ¿qué relación existe entre las papas y el sector minero?  Aquí en Perú, la papa juega muchos papeles. Puede ser el sustento, un cultivo emblematico, hasta medicina.  Quiero ser honesta, estoy un poco nerviosa de estar aquí y la medicin de la papa podría calmar mis nervios.  Permítanme apoyarme en el poder de las papas nativas peruanas antes de seguir con mi discurso [Toma un sorbo de vodka 14 Inkas].

Este vodka es exquisito. Quienes no lo hayan probado aún, les recomiendo que visiten el stand del CIP y prueben un vasito del vodka 14 Inkas, hecho por innovadores empresarios peruanos en base a papa nativa. El año pasado ganó la medalla de oro en la prestigiosa Competencia Mundial de Vinos y Bebidas Espirituosas de Nueva York. Y no se preocupen, la primera copa va por la casa.

A ver, vayamos paso a paso. Quizá algunos antes de esta convención no sabían que existe un centro internacional dedicado a la investigación de la papa con su casa matriz aquí, en Perú, y que cuenta con una red de 15 centros de investigación de varios temas agropecuarios situados alrededor del mundo.  Todos los días se aprende aglo.

Además de la investigación en sistemas alimentarios, raíces y tubérculos, en el CIP–y con CIP no me refiero al Colegio de Ingenieros del Perú, sino al Centro Internacional de la Papa–utilizamos la información que hemos recolectado alrededor del mundo para potenciar soluciones innovadoras, las cuales van desde el conocimiento necesario para crear un trago digno de los dioses, hasta idear soluciones a problemas mundiales apremiantes como el hambre, la pobreza, los efectos del cambio climático y la perdida de la agrobiodiversidad.

En cuanto el valor de la agrobiodiversidad encontramos ejemplos claros de cómo las papas son mucho más que un ingrediente muy utilizado en la maravillosa gastronomía peruana.  Para ampliar nuestra perspectiva y entender la relación con la minería, permítanme contarles un poco más sobre este importante tubérculo andino y su trascendencia para el país.

Perú es el hogar de más de 3 mil variedades de papa, un número que no se repite en ninguna otra nación y que representa dos tercios de las variedades existentes en todo el mundo. En 2018, Perú produjo más de 5 millones de toneladas de papa, las cuales son el sustento de más de 700 mil familias distribuidas en 19 regiones del país; mayormente en Puno, Huánuco, La Libertad, Apurímac, Cusco, Junín, Arequipa, Ayacucho y Cajamarca.  Representa una población más de dos veces mayor al total de habitantes de Arequipa.

¿Adivinan quién más tiene una presencia predominante en la mayoría de estas regiones? Ustedes, que se dedican a la actividad extractiva de minerales.

Es en estos espacios que compartimos donde encontramos un primer punto que nos une con las comunidades: el agua.

Perú es considerado uno de los países más vulnerables a los efectos del cambio climático, especialmente por la escasez de este elemento, ya que los glaciares en los Andes continúan derritiéndose. El agua es un recurso limitado y tanto las operaciones mineras como los cultivos de papa la necesitan para existir.

Lograr la sostenibilidad a través de un mejor uso de este recurso es una tarea urgente, ya que los efectos de cambio climático irán haciendo más difícil su acceso a la par que la población peruana crece hasta en un 50% durante los próximos 30 años. Esto lo corroboran diversos estudios científicos que indican que existe una correlación directa entre los conflictos sociales y ambientales debido a la escasez de agua en las zonas mineras.  Asimismo, el 70% de la energía del Perú proviene de fuentes hidroeléctricas, lo que subraya aún más la importancia crítica de este recurso.

Sumado a los retos ambientales, estas regiones enfrenten algo más en común: la anemia y la desnutrición.

Puno, por ejemplo, es el principal productor de papa de todo el Perú y cuna de importantes yacimientos de plata, uranio y litio, pero también es la región con la tasa más alta de anemia infantil. En 2017, más de un cuarto de su población rural fue afectaba por desnutrición crónica, muy por encima del promedio urbano.

Entonces, ¿qué está sucediendo? Muchas personas tienen pendiente conocer que variedades de papa son más beneficiosas para su salud y bienestar e incluirlas como un componente de su dieta. Al hacerlo, se proveerán de nutrientes que requieren para combatir la desnutrición.

Hay por ejemplo variedades de nuestro tubérculo bandera que doblan la cantidad de proteína comparado con el maíz o trigo, y que contienen 4 veces el calcio que el arroz.

En el CIP ya tenemos recolectadas y documentadas estas variedades y hemos desarrollado nuevas, con porcentajes incrementados no solo de esos nutrientes, sino también con 50% más de contenido de hierro y zinc.

¿Y saben que más elaboramos?  Papas que requieren un mínimo de agua para su crecimiento.

Esto lo hacemos junto con un modelo que da soporte a la toma de decisiones para saber cuándo, cómo y con cuánta agua se puede lograr un riego óptimo en los cultivos de papa.  Los resultados permiten crear un calendario de riego que también toma en cuenta información de las condiciones del suelo y el clima, provisto por drones y satélites.

Encima de esto, elaboramos papas con mayor resistencia a las plagas y enfermedades comunes del territorio peruano, y tolerancia a temperaturas extremas y sequías.

Ahora, imaginen todo lo que podríamos lograr con el alcance de un sector tan potente como el minero junto a nuestro conocimiento y el de nuestras instituciones aliadas. Podemos efectuar cambios significatifos en la vida de miles de familias, algunos de quienes también son sus trabajadores.

Ya existen casos de éxito donde nuestra presencia y la de la minería ha producido cambios significativos en la mejora de indicadores de salud, empleo, educación, entre otros, dentro de sus zonas de influencia directa. La historia y nuestra experiencia nos han hecho más que evidente que un trabajo sinérgico entre dos actores con un mismo fin produce resultados mucho más beneficiosos de lo que lograríamos por separado.

Hay un tema más que debo mencionar.  Este maravilloso elíxir, así como el insumo de muchos negocios innovadores, corre el riesgo de desaparecer, privándome para siempre el poder hacer una ponencia en público.

Las heladas y el exceso de irradiación solar producidas por el cambio climático alteran el crecimiento normal de los cultivos, entre ellos las variedades de papas Huamantanga y Qeqorani, que se usa como insumo la empresa 14 Inkas. Así como estas, otras variedades que se utiliza tanto la comunidad andina para el chuño, como a las impresas de chips de papa nativa que coman nuestros hijos, están en peligro.

Sin embargo, al trabajar mano a mano con los agricultores, nuestras metodologías facilitan la adaptación y mitigación a los efectos del cambio climático para sostener a estas variedades. Lo hacemos promoviendo e investigando estrategias de manejo de suelos que mantienen el carbono en sistemas productivos alto andinos que incluyan el cultivo de papa, quinua, oca, olluco, y tarwi entre otros, limitando su impacto medioambiental.

Juntos, podemos amplificar estos beneficios, los cuales sostendrán el futuro y nuestro estilo de vida.

El sector minero tiene y debe aprovechar la oportunidad de tener un lugar trascendental en la lucha contra el cambio climático, la desnutrición y en general con las problemáticas que afectan a las poblaciones rurales con las que convivimos. Les esperamos en el stand del CIP, justo afuera de este auditorio, donde podemos mostrarles nuestro trabajo y el de talentosos emprendedores que usan a la papa como protagonista en sus propuestas de negocio.

El futuro está en nuestras manos. Piensen en su legado hacia lo que se convertirá en el día a día de millones de personas, entre ellos sus hijos y sus nietos.  Nosotros estamos listos para unirnos a estos esfuerzos. La pregunta es ¿también lo están ustedes?

Menú