Las montañas peruanas necesitan políticas de mitigación con perspectiva de género

Hallazgos previos muestran que el suelo de las montañas en Perú es muy rico en carbono, aunque a la vez está muy poco documentado (PDF); exhortando a una mejor visión de su riqueza subterránea. Dada la importancia que el suelo desempeña como sumideros de carbono y para el clima, un proyecto de investigación interdisciplinar liderado por el Centro Internacional de la Papa (CIP) ha evaluado cuidadosamente las existencias de carbono de la sierra central del Perú.

A medida que el carbono de las tierras altas juega un papel importante en el ecosistema, cualquier perturbación del paisaje tendrá enormes implicaciones para el crecimiento de las emisiones de gases de efecto invernadero debido a la posterior liberación de carbono.

Debido a una serie de cambios recientes de uso del suelo en la región, el equipo de investigación decidió no sólo estimar los niveles de carbono, sino también investigar los factores que impulsan las perturbaciones del suelo, junto con los efectos de la conversión de los pastizales naturales en tierras de cultivo, tanto para hombres como para mujeres.

«Las estimaciones de carbono que estamos realizando contribuirán a informar las políticas de mitigación para la región andina», dice Roberto Quiroz, líder del proyecto e investigador del Centro Internacional de la Papa (CIP).

«Pero así como es importante hacer las estimaciones de carbono, también tenemos que mejorar nuestra comprensión de los aspectos sociales y económicos que influyen en el cambio de uso del suelo y las alteraciones al paisaje. Una mejor comprensión de los factores ayudará a fortalecer las actividades de mitigación del cambio climático en el Perú», agrega Cecilia Turín, investigadora de género del proyecto.

Mientras se investigan los factores y subyacen los procesos de cambios en el paisaje, el equipo concluyó que tenían que mirar sobre todo a la creciente producción de maca.

El auge de la maca en la sierra peruana

La maca es una planta medicinal cultivada en los Andes peruanos, muy apreciada por sus beneficios energéticos y en su mayoría se vende en los mercados asiáticos. Como los compradores de Asia están pagando precios muy altos para la planta, la producción se ha expandido rápidamente en la zona.

Históricamente, la maca sólo se producía para el consumo en pequeñas parcelas, pero ahora el cultivo se ha expandido a tierras de propiedad privada y comunal, antes reservado para el ganado de pastoreo.

Maca vendida en un mercado local Foto: Jagubal
Maca vendida en un mercado local Foto: Jagubal

La expansión del cultivo de maca tiene efectos ambientales, sociales y económicos. Uno de los efectos ambientales significativos es la liberación de carbono a la atmósfera y la disminución de las reservas de carbono en la superficie cultivada; también, es un cultivo que agota todos los nutrientes del suelo, dejando las tierras de la sierra central de los Andes infértiles y en algunos casos improductivas durante casi una década.

Usando un enfoque de género para analizar el cambio de uso de la tierra

Mientras se observaban los efectos sociales y económicos, el equipo exploró las oportunidades de desarrollo para las mujeres y hombres provocadas por el cultivo de maca y la reducción en el pastoreo de ganado, una principal fuente de ingresos para las mujeres.

Una versión adaptada de la encuesta del Índice de Empoderamiento de la Mujer en Agricultura (WEAI en inglés) se utilizó para entrevistar a 323 agricultores, entre ellos 189 mujeres, en seis comunidades rurales con diferentes regímenes de tenencia de la tierra.

«A primera vista, el cultivo de la maca puede parecer una actividad rentable», dice María Montenegro, estudiante de Maestría en la Universidad de Alberta y parte del proyecto de investigación, «y hay pequeños productores que se benefician de la expansión. Sin embargo, el acceso limitado a la tierra y a capital de inversión restringe la participación para la mayoría de los agricultores, tanto hombres como mujeres».

«Sin embargo, nos encontramos con que el auge de la producción de maca en particular, no favorecen las mujeres», agrega Cecilia Turín.

De hecho, muchos agricultores, y especialmente los hogares encabezados por mujeres, se enfrentan a obstáculos graves para la participación en los medios de vida distintos de pastoreo de ganado. Por lo tanto, aunque hay nuevas oportunidades de trabajo debido a la expansión de maca para el procesamiento posterior a la cosecha, las mujeres no suelen participar.

El pastoreo de ganado, principal fuente de ingreso y medio de subsistencia de las mujeres, se está viendo amenazado por el reciente auge de la producción de maca en la sierra peruana.
El pastoreo de ganado, principal fuente de ingreso y medio de subsistencia de las mujeres, se está viendo amenazado por el reciente auge de la producción de maca en la sierra peruana.

Las mujeres y los hombres no asocian directamente los cambios en sus medios de vida con el cultivo maca, según la encuesta. Sin embargo, las mujeres compartieron que habían perdido el poder de toma de decisiones en torno a la gestión del territorio, y pocas indica algún beneficio del ‘boom’ de la maca.

El auge del cultivo de maca parece traer consecuencias socioeconómicas y de género negativas, y altos costos ambientales en términos de pérdida de productividad del suelo.

Vea la presentación del estudio que tuvo lugar en el evento de Género el 19 de marzo en París:

Generando políticas con perspectiva de género

Perú también está experimentando objetivos contrapuestos, ya que los objetivos nacionales de mitigación no se alinean con los objetivos de desarrollo económico para expandir la producción de maca.

Por el momento, el programa gubernamental «Sierra Exportadora» está fomentando el cultivo de maca como una manera de aumentar las opciones de diversificación y permitiendo un mayor desarrollo y crecimiento económico. Sin embargo, las ganancias económicas son en realidad limitada, y la producción de maca está causando pérdidas significativas de carbono en el suelo. Además, ni el trabajo de mitigación nacional ni en el programa de desarrollo ha incorporado de género en ninguna de las políticas.

«Las políticas deben ser reformuladas para abordar mejor las inequidades de género creadas por la producción de maca. Esto aseguraría que los impactos negativos de género estarían previstos por el programa», dice Cecilia Turín.

Dados sus roles de liderazgo en el manejo de ganado, las mujeres podrían ayudar a conservar el carbono del suelo en las tierras altas de los Andes. Por tanto, las políticas de mitigación del cambio climático deben considerar el impacto de género.

Ya sea que el cultivo de maca continúe expandiéndose o no, las medidas de mitigación para los Andes deben encontrar incentivos para evitar una mayor pérdida de tierras de pastoreo y el carbono del suelo, así como incorporar restauración de la fertilidad en las zonas utilizadas para la maca.

Para asegurar que se tomen más en cuenta las prácticas de género y una mejor gestión de la tierra, el Centro Internacional de la Papa y el Programa de Investigación del CGIAR sobre Cambio Climático, Agricultura y Seguridad Alimentaria (CCAFS) están trabajando directamente con los responsables políticos dentro de la Alta Dirección de Políticas Agrícolas del Ministerio de Agricultura y Riego (MINAGRI) del Perú.

En esencia, se requerirá de la colaboración de todos y unos enfoques de género, justicia social, y conciencia del clima para formular acciones equitativas y adecuadas para trabajos de mitigación en el plan nacional de acción para la mitigación de la agricultura andina (NAMA en inglés).


El proyecto de investigación es parte de los Eje temáticos de CCAFS «Desarrollo Agrícola Bajo en Emisiones» y “Políticas e Instituciones para Sistemas Alimentarios Resilientes”.

Publicado en ccafs.cgiar.org

Menú