Semillas de Papa para África

So3eng

Opinión desde el campo: Los desafíos de la agricultura internacional

A primera vista, el problema podría ser difícil de detectar. Las vastas y fértiles tierras altas del este, centro, oeste y sur de África han sido bendecidas con un clima templado y buen régimen de lluvias. Estas son condiciones ideales para el crecimiento de la papa, un cultivo nutritivo y bien establecido, con una gran demanda en el mercado. Pero cuando se mira más de cerca, los desafíos se ponen de manifiesto. El incremento demográfico y el crecimiento de las ciudades están reduciendo la tenencia de la tierra, presionando a los pequeños agricultores a aumentar sus ingresos agrícolas para compensar las pérdidas en la superficie cultivada. Para los seis millones de pequeños agricultores de papa de esta región, el tubérculo es una de las pocas alternativas de cultivo comercial para sus explotaciones agrícolas menores a media hectárea. Es preocupante que muchos agricultores estén tratando de satisfacer la creciente demanda de papa mediante la ampliación de áreas que ya están en producción en lugar de enfrentar los problemas de productividad. Esto es costoso e ineficiente. Los rendimientos son de 6 a 10 t/ha, muy por debajo de los rendimientos alcanzables de 25-35 t/ha y del promedio mundial de 17.4 t/ha alcanzado en 2010. De otro lado, el conocimiento de buenas prácticas agrícolas —que ayudarían a impulsar los rendimientos y la comercialización de la papa— no son iguales entre todos los agricultores.

 

El principal cuello de botella que impide aumentar la productividad es el limitado acceso de los agricultores a semillas de papa de calidad de variedades adecuadas, más nutritivas y biofortificadas con micronutrientes. Los agricultores en estas amplias áreas del África tienden a sembrar papas con periodos de rotación muy cercanos e, incluso en algunos casos, en continuo monocultivo. Como resultado, las enfermedades se acumulan en los cultivos y suelos, los rendimientos disminuyen y los agricultores tienen menos que vender. Otro problema es que las semillas adquiridas en los mercados o de los propios campos de agricultores también son propensas a enfermedades, que pueden acumularse y propagarse en las existencias de semillas guardadas por los agricultores y mediante el sistema de semillas en general. Los agricultores a menudo no saben cómo seleccionar semilla de calidad o usar buenas prácticas agrícolas; muchos tienen una capacidad limitada para almacenar semilla sana de papa. Si bien existen normas de certificación de semillas, son difíciles de implementar en la práctica.

 

Muchas políticas nacionales no reconocen enfoques alternativos para la mejora de la semilla de papa, ni normas más prácticas de calidad, como la Calidad Declarada del Material de Siembra, o los esfuerzos para mantener semilla de calidad en los propios campos de los agricultores. El acceso a semilla de calidad se limita aún más. Promover políticas a niveles nacionales para tener normas de calidad más práctica se vuelve pues imprescindible.

 

Transformar los medios de subsistencia con la papa

 

Por más de 40 años, el mejoramiento de papa para lograr  características de adaptación y resistencia a enfermedades ha constituido una actividad definitoria del CIP, que cuenta con un inventario de materiales avanzados de papa con rasgos definidos disponibles. Esos rasgos incluyen resistencia a diversas enfermedades, como el tizón tardío, y a varios virus, tolerancia a la sequía y el calor, y altos niveles de hierro y zinc. Sin embargo, tener buenas variedades no es suficiente si la oferta de material de siembra es limitada, o cuando la multiplicación convencional por lo general toma varias generaciones hasta producir semilla de alta calidad. Los esquemas ineficaces de diseminación de semillas retrasan aún más su disponibilidad oportuna. La incapacidad de los agricultores de acceder a semillas de calidad de variedades de papa con las características deseables socava todas las inversiones e innovaciones para el mejoramiento de nuevas variedades.

 

Acelerar la multiplicación de semilla de alta calidad y aumentar su oferta para los pequeños productores de papa es fundamental para reducir el cuello de botella alrededor de las semillas. La pieza central de este esfuerzo es la estrategia de multiplicación de semillas de tres generaciones (3G), que puede reducir el número de multiplicaciones especializadas de las cinco generaciones tradicionales a solo tres. Un proyecto piloto de tres años implementado por el CIP y sus socios nacionales ha sido pionero en el enfoque 3G y apoyó el desarrollo  de técnicas de multiplicación rápida (TMR) de semilla de papa en Kenia, Ruanda y Uganda. Más de 15,000 pequeños agricultores minifundistas adquirieron también conocimientos y capacidades en tecnologías y mejores prácticas para la producción de papa, y vieron aumentar sus rendimientos en 20 por ciento en promedio. Los resultados de proyectos similares en otros países productores de papa de África evidencian que la multiplicación descentralizada, el mantenimiento de semillas en las fincas y la creación de capacidades pueden mejorar el acceso de los agricultores a semillas de calidad.

 

Un nuevo nivel de alianzas

 

Un sistema eficiente de semillas aliviará los cuellos de botella que limitan el acceso y disponibilidad a semilla de papa de mjor calidad, acelerando la difusión  tan necesaria y la adopción de variedades con las características demandadas. Pero para que los sistemas de semilla sean sostenibles, requieren una mayor participación del sector privado, lo que implica la creación de oportunidades empresariales para los agricultores jóvenes y las mujeres. Parte del éxito del enfoque 3G proviene de sus alianzas estratégicas público-privadas a lo largo de toda la cadena de producción de semillas. Ello ha estimulado un aumento de la inversión del sector privado en la producción de semillas de papa para responder a la alta demanda de estas. Y a pesar de que las iniciativas 3G se han ampliado desde entonces a Angola, Etiopía, Malawi, Mozambique y Tanzania con resultados prometedores, la participación del sector privado todavía es insuficiente. El mejoramiento de las condiciones para la inversión en todo el continente africano y el comercio electrónico ofrecen atractivas oportunidades dentro de una revitalizada cadena de valor de semilla de papa que sigue madurando.

 

Los socios tradicionales del CIP son esenciales para la investigación adaptativa y la ejecución de las TMR para semillas de categorías in-vitro, minitubérculos y generación en el campo. Ellos cumplen un papel fundamental en la construcción de modelos persuasivos de negocios alrededor de análisis socioeconómicos y de costo-beneficio y de los estudios de disponibilidad de pago. Para continuar atrayendo la inversión crítica del sector privado, necesitamos entender las preferencias actuales y cambiantes de los usuarios a lo largo de las cadenas de valor de la papa con el fin de abordar los cambios en los hábitos alimenticios. Promoveremos actividades para aumentar el uso de las semillas y de la papa para consumo a través de la identificación, adaptación, implementación y documentación de metodologías eficaces para dar a conocer el valor de la papa, la calidad de la semilla y las variedades mejoradas. Del mismo modo, la investigación adaptativa de tecnologías para el manejo de semilla de calidad en finca, el manejo integrado de cultivos y el almacenamiento poscosecha para los productores de semillas y de papa para consumo girará en torno a los sistemas nacionales de investigación agrícola  y de las instituciones de investigación  avanzada.

 

Aprovechar el potencial

 

Las metas a 10 años del CIP son ambiciosas pero realistas. En estrecha colaboración con un amplio conjunto de socios, el CIP se ha comprometido a mejorarSO3 las condiciones de vida de por lo menos 600,000 pequeños agricultores de las regiones de cultivo de papa de África mediante el uso de semillas de alta calidad de variedades robustas, preferidas por el mercado y biofortificadas. Esperamos que los agricultores aumenten sus rendimientos de papa a 15 t/ha y sus ingresos en por lo menos US$800/ha por temporada. Los efectos multiplicadores beneficarán a otros tres millones de hogares.

 

La iniciativa explotará el potencial del cultivo, desaprovechado en su mayor parte, y creará oportunidades empresariales en todos los niveles de la cadena de valor, con un énfasis especial en las mujeres y los agricultores jóvenes. El enfoque incluye probar y llevar a la práctica metodologías para generar innovaciones en la producción y uso a gran escala de semillas de calidad, así como vínculos eficaces entre los actores de la cadena de valor, prestando atención especial a las empresas privadas. Identificaremos, documentaremos y promoveremos metodologías replicables y escalables para llegar a nuevas áreas y usuarios con variedades adecuadas.  El programa coordinará estrechamente con los programas de investigación del CGIAR (CRP por sus siglas en inglés) en los que participa el CIP, especialmente con el de Raíces, Tubérculos y Bananas (RTB).

 

El Programa del CGIAR en Raíces, Tubérculos y Bananas es una plataforma y un socio esencial para el desarrollo de la Semilla de Papa para África.

Tab Breaking the Seed Bottleneck

Semillas de Papa para África Últimas noticias

  • Derechos de autor | Privacidad / Aviso legal
    Design By NetMidas