Cuatro científicos del CGIAR laureados con prestigioso Premio Mundial de Alimentación por su combate a deficiencia de micronutrientes

Cuatro científicos del CGIAR laureados con prestigioso Premio Mundial de Alimentación por su combate a deficiencia de micronutrientes.

  • Capacidad de biofortificación para mejorar la salud y nutrición de poblaciones vulnerables es reconocida internacionalmente.
  • 15 millones de personas han recibido variedades biofortificadas de cultivos básicos, ricos en vitamina A, hierro y zinc.
  • Niños que consumen camote de pulpa anaranjada en sus primeros mil días de vida sufren menos de ceguera por causa de la deficiencia de vitamina A.

Des Moines, Iowa (13 de octubre, 2016) – Cuatro científicos del CGIAR: los Dres. Howarth Bouis (HarvestPlus), Jan Low (CIP), Maria Andrade (CIP) y Robert Mwanga (CIP) fueron galardonados con el Premio Mundial de Alimentación por sus éxitos combinados en el mejoramiento de la nutrición y la salud a través de los cultivos biofortificados. El programa HarvestPlus trabaja junto a diez centros del CGIAR en el desarrollo de variedades climáticamente inteligentes, de altos rendimientos y biofortificadas.

mariaandrade_in_field

Maria Andrade

robertmwanga_w_farmer

Robert Mwanga

janlow_w_farmer

Jan Low

Howarth Bouis

Howarth Bouis

 

El Premio Mundial de Alimentación, a veces llamado el “Premio Nobel de Agricultura y Alimentación”, es el premio mundial más destacado para individuos cuyos avances logran aliviar el hambre y promueven la seguridad alimentaria global.

“Estos cuatro científicos han cambiado la vida de millones a través de sus esfuerzos”, indicó la Directora General del CIP, Barbara Wells. “Los estudios en nutrición demuestran que los cultivos biofortificados mejoran el estado nutricional y de salud si son consumidos regularmente. Ellos afirmaron que el camote de pulpa anaranjada sería aceptado en varias dietas africanas, mejoraron camotes nutritivos y resilientes que eran del agrado de la gente, y como resultado ahora la evidencia muestra que esas comunidades son más saludables”, afirmó.

El 2015 ha sido un año memorable para el movimiento mundial de biofortificación. Aproximadamente 15 millones de personas ya están sembrando y consumiendo estos cultivos más saludables. Más de cien variedades de 12 cultivos enriquecidos con micronutrientes están disponibles en 30 países y se están probando en otros 25 países. El objetivo de HarvestPlus es ampliar el suministro de manera que mil millones de personas en todo el mundo aprovechen los beneficios nutricionales y agronómicos de estos cultivos para el año 2030.

Alrededor de 150 millones de personas alrededor del mundo tienen deficiencia de vitamina A. En el sub Sahara de África y en Asia, esta deficiencia es la principal causa de ceguera, enfermedades y muertes prematuras entre niñas y niños menores de cinco años. Las embarazadas y mujeres en periodo de lactancia también tienen un alto riesgo de deficiencia de vitamina A. Cultivos como el camote de pulpa anaranjada, el maíz anaranjado y la yuca anaranjada, son grandes fuentes de vitamina A. Tan solo 125 gramos diarios de raíces frescas de la mayoría de variedades de camote de pulpa anaranjada contienen suficiente betacaroteno para prevenir la ceguera infantil.

Los estudios demuestran que otros cultivos biofortificados tienen beneficios nutricionales similares. Consumir pan elaborado con mijo perla rico en hierro revirtió la deficiencia de este mineral y mejoró la actividad física y el rendimiento cognitivo en adolescentes de la India entre los 12 y 16 años en sólo cuatro meses. En Ruanda, se satisfizo el 75 por ciento de las necesidades de hierro de las mujeres en edad universitaria que consumieron frejoles biofortificados ricos en hierro dos veces al día, ayudándolas a prevenir y superar la deficiencia de este mineral. La mejora en el estado de hierro también se acompañó con una mejor actividad física y un rendimiento cognitivo mayor en esas mujeres. Los ensayos clínicos en curso muestran el impacto nutricional de los cultivos con zinc. Los datos iniciales muestran que el zinc que se absorbe del trigo biofortificado es significativamente mayor que el de las variedades comunes.

El CIP, que incluyó el camote como un cultivo bajo su mandato en 1988, comenzó a trabajar en la introducción de camotes de pulpa anaranjada con provitamina A en 1995 debido a que la mayoría de variedades en el sub Sahara de África eran de pulpa blanca y no tenían betacaroteno. La investigación también mostró que el camote con vitamina A puede reducir la prevalencia y duración de la diarrea, que es una de las principales causas de muerte prevenibles en niñas y niños menores de cinco años.

Fundamental para el éxito del camote de pulpa anaranjada en el sub Sahara africano ha sido la participación de profesionales de la salud que promovieron el valor nutricional del cultivo entre las embarazadas y madres en periodo de lactancia. Otra importante lección aprendida rápidamente en la introducción del camote anaranjado fue la necesidad de mejorarlo en África de manera que la provitamina A, el betacaroteno, estuviera presente en los camotes con el sabor y las características agronómicas que consumidores y productores querían. Esto requirió convencer a donantes y gobiernos a invertir en un cultivo que había sido largamente ignorado, por ser considerado un cultivo de los pobres y, en la mayoría de países, un cultivo de mujeres.

“Todavía nos enfrentamos a inmensos desafíos para eliminar el hambre y la desnutrición pero científicos como Howarth Bouis, Maria Andrade, Robert Mwanga, y Jan Low están haciendo grandes avances hacia esos objetivos”, dijo el Dr. Shenggen Fan, director general del IFPRI. “Estamos orgullosos de que el Comité del Premio Mundial de la Alimentación crea tan fuertemente como nosotros en el valor que conlleva el trabajo de estos científicos y la investigación del CGIAR”, afirmó.

Acerca de HarvestPlus

La misión de HarvestPlus es mejorar la nutrición y la salud pública mediante el desarrollo y la promoción de cultivos alimenticios biofortificados que sean ricos en vitaminas y minerales, y brindar un liderazgo global sobre la evidencia y tecnología de la biofortificación. HarvestPlus es parte del Programa de Investigación del CGIAR de Agricultura para la Nutrición y la Salud (A4NH por sus siglas en inglés) que ayuda a descubrir el potencial de desarrollo agrícola para ofrecer salud con equidad de género y beneficios nutricionales a las poblaciones pobres. El CGIAR es una asociación mundial de investigación agrícola para un futuro con seguridad alimentaria. El programa HarvestPlus es coordinado por dos de estos centros, el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) y el Instituto Internacional de Investigación de Políticas sobre Políticas Alimentarias (IFPRI). Los donantes principales de HarvestPlus son el gobierno del Reino Unido; la Fundación Bill & Melinda Gates; la Iniciativa Alimentar el Futuro del gobierno de los Estados Unidos; la Comisión Europea; el gobierno de Canadá y los donantes del A4NH.

Acerca del CIP

El Centro Internacional de la Papa (CIP) fue fundado en 1971 como una institución dedicada a la investigación de raíces y tubérculos, con el fin de entregar soluciones a los apremiantes desafíos del hambre, pobreza y degradación de los recursos naturales a nivel mundial. El CIP es un centro de investigación de alcance global, cuya sede está en Lima, Perú, y con oficinas en 23 países en desarrollo de Asia, África y América Latina. A través de un trabajo cercano con sus socios locales, el CIP busca contribuir a la seguridad alimentaria, incrementar el bienestar y promover la igualdad de género de la población pobre del mundo. El CIP desarrolla su misión a través de una rigurosa investigación e innovación en ciencia y tecnología, y fortaleciendo el desarrollo de capacidades en los sistemas alimentarios basados en raíces y tubérculos. Se puede consultar la lista completa de donantes y socios que apoyan el trabajo del CIP con el camote de pulpa anaranjada en El CIP forma parte del Consorcio CGIAR, una asociación mundial que agrupa a organizaciones comprometidas con la investigación para un futuro con seguridad alimentaria. La investigación del CGIAR está dedicada a reducir la pobreza rural, incrementar la seguridad alimentaria, mejorar la salud humana y la nutrición y asegurar un manejo más sostenible de los recursos naturales. Los donantes que apoyan este esfuerzo incluyen países, fundaciones y otras entidades internacionales.

El CIP es el centro que dirige el Programa de Investigación del CGIAR en Raíces, Tubérculos y Bananas (RTB), y el trabajo del CIP relacionado con el camote de pulpa anaranjada es parte de los resultados de este programa y una contribución a la consecución de los objetivos del CGIAR en cuanto a reducción de la pobreza, mejoramiento de la nutrición y de la seguridad alimentaria y manejo de los recursos naturales, que contribuyen a lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Acerca del Premio Mundial de Alimentación

El Premio Mundial de Alimentación fue creado en 1986 por el premio Nobel de la Paz, Dr. Norman Borlaug. Es el máximo galardón internacional que reconoce a individuos cuyos logros han mejorado el desarrollo humano a través del incremento de la calidad, cantidad o disponibilidad de alimentos en el mundo. El premio es financiado por la familia Ruan de Des Moines, Iowa. El empresario John Ruan III es el actual Presidente de la Fundación, y el Embajador Kenneth M. Quinn, ex embajador de los Estados Unidos en Camboya, es el presidente de la organización. Un Comité de Selección conformado por expertos de todo el mundo, supervisa las nominaciones y el proceso de selección, y está presidido por el Profesor M.S Swaminathan, de India, primer laureado con este premio. Otros ganadores de este premio en el pasado incluyen a John Kufour, ex presidente de Ghana; los senadores de Estados Unidos, Bob Dole y George McGovern; el Nobel de la Paz, Dr. Muhammad Yunus; el profesor Yuan Longping, de China, y la ex Directora Ejecutiva del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas, Catherine Bertini.

 

Menú