Semillas de papa de Calidad Permiten que los Agricultores de África Salgan de la Pobreza

Donantes:  Agencia del Gobierno Federal Alemán para la Cooperación Económica y el
Desarrollo
/GIZFundación Syngenta para la Agricultura Sostenible, Agencia de los EE.UU. para el Desarrollo Internacional (USAID)

Región:Sub Sahara de África

La papa es un cultivo prometedor para reducir el hambre y la pobreza en África, pero con rendimientos de 6 a 12 toneladas por hectárea en promedio (comparado con las 35-45 t/ha que se producen en Europa y Estados Unidos) los pequeños agricultores del continente están lejos de alcanzar el potencial del cultivo. Una razón para esto es que la mayoría de agricultores usan las semillas de papa que guardaron de la última cosecha, o las compran en el mercado local, y esos tubérculos generalmente están infectados con virus u otros patógenos que reducen los rendimientos.

Por lo tanto el CIP está utilizando un enfoque integrado para mejorar las cosechas de papa en varios países africanos con el fin de aumentar el acceso de los agricultores a semillas de papa de calidad provenientes de variedades de alto rendimiento y resistentes a enfermedades. Para lograrlo, el CIP trabaja con socios que incluyen instituciones gubernamentales, ONG, cooperativas y empresas. La estrategia incluye facilitar la producción de semillas de primera generación libres de enfermedades, promover los esfuerzos nacionales para regular el uso de semillas de papa de calidad y crear cadenas de suministro para ampliar la disponibilidad y accesibilidad a las semillas.

El CIP ha pasado años trabajando para acelerar y ampliar la producción de semilla de papa en el SSA.
Mary Kinya, multiplicadora de semillas, dando un kilo de semillas de papa a un agricultor para que las pruebe. Foto: R. Jumah/FIPS-África

Los esfuerzos actuales se basan en años de investigación e intervenciones para acelerar y expandir la producción de semillas de papa en el sub Sahara africano (SSA). El CIP ha desarrollado un enfoque “3G” que ha reducido las entre cinco a siete generaciones en campo que se requerían para producir semilla certificada de papa a solamente tres, y promovido el uso de hidroponía en arena y aeroponía. Los científicos del CIP recientemente han mejorado este enfoque mediante el uso de esquejes apicales: plántulas que crecen a partir de los esquejes de las plantas madres libres de enfermedades endurecidas en un invernadero y que se siembran en el suelo cuando brotan las raíces. Este método produce más tubérculos semilla libres de enfermedades en menor tiempo y con menos inversión que otras tecnologías de multiplicación de semillas.

La experiencia ha demostrado que los pequeños agricultores que usan semilla de papa de calidad producen mejores cosechas y, por consiguiente, disponen de mayor seguridad alimentaria e ingresos que quienes no lo hacen. Un estudio en Kenia encontró que los agricultores que usaron semilla de alta calidad duplicaron sus ingresos provenientes de la venta de papa para consumo en solo dos años. Sin embargo, el costo y la dificultad de obtener semillas de papa de calidad y la falta de conocimiento sobre su potencial han impedido que la gran mayoría de agricultores africanos las usen.

En vista de ello, el CIP ha capacitado cientos de agricultores independientes, socios de cooperativas y grupos juveniles para que se conviertan en multiplicadores descentralizados de semillas y los ha puesto en contacto con agencias gubernamentales o empresas que pueden vender tubérculos libres de enfermedades o esquejes apicales como material de inicio. Al multiplicar dicho material y vender semillas de papa a los pequeños agricultores, estos multiplicadores han introducido a decenas de miles de agricultores al poder del material de siembra de calidad.

Para ayudar a que los agricultores obtengan los mejores rendimientos posibles de sus semillas de papa, el CIP y sus socios también han capacitado en buenas prácticas agrícolas aproximadamente a 100,000 agricultores de papa del SSA. Además, los miembros de las cooperativas y los grupos juveniles han recibido capacitación en competencias empresariales, con el fin de ayudarlos a crear empresas de semillas exitosas. Los multiplicadores de semillas que tomaron parte en el proyecto ahora están ganando un promedio de US $3,000 por hectárea, en comparación con los agricultores encuestados en Kenia que ganaron un promedio de US $1,325 por hectárea por sus papas para consumo en una temporada en que los precios del mercado eran altos.

Fabian Biwott y Plilemon Kimutou, miembros de un grupo juvenil, cultivan semillas de papa a partir de esquejes apicales.
El multiplicador de semillas Harun Kirimi con semillas de papa de la variedad Asante. Foto: R. Jumah/FIPS-África

Mary Kinya, una multiplicadora del condado Meru de Kenia, tenía rendimientos marginales antes de recibir capacitación y semillas certificadas de Farm Input Promotions África, un socio del CIP. Se asombró cuando su primera cosecha de papa, a partir de la semilla certificada, produjo el equivalente a 26.75 toneladas por hectárea, más del doble que el rendimiento promedio local. Kinya guardó una tercera parte de esas papas para siembra, vendió otro tercio como semilla, repartió bolsas de un kilo a cien agricultores para que las siembren y vendió o guardó el resto para consumo. Los agricultores locales le solicitaron anticipadamente muchas semillas de papa de su próxima cosecha.

“Nunca supe que la semilla local que sembraba era una de las razones de que mi producción de papa fuera tan baja”, reconoce. “La vida era un verdadero desafío antes de convertirme en multiplicadora de semillas, pero ahora tengo suficiente dinero para comprar buenos alimentos para mi familia”.

En Etiopía, el CIP ha ayudado a las agencias gubernamentales a promocionar material de siembra de calidad declarada como una alternativa a la semilla certificada, con resultados similares. El CIP y sus socios proporcionaron capacitación en producción de semilla de calidad a aproximadamente 150 cooperativas de papa que compran semilla de primera generación del Instituto Etíope de Investigación Agrícola para multiplicación y venta. Esto ha originado que más de 200,000 agricultores etíopes usen semilla de papa de calidad declarada. El CIP y sus socios nacionales llevaron a cabo un estudio de 116 de esos agricultores y encontraron que sus rendimientos fueron 63 por ciento mayores que los de los agricultores que no usaron semilla de calidad.

Hasta ahora, esta iniciativa ha permitido que más de 380,000 agricultores en Kenia, Etiopía y Malawi y aproximadamente 100,000 en otros países del SSA obtengan semillas de calidad, lo que significa que el CIP rápidamente se está acercando a su objetivo de llegar a 600,000 agricultores. Al mismo tiempo, el CIP y sus socios han validado tecnologías que se pueden llevar a escala para mejorar la seguridad alimentaria y los medios de subsistencia de un número creciente de familias de agricultores de papa.

Investigación relacionada:

Productivity and food security effects of using of certified seed potato: the case of Kenya’s potato farmers

Tackling Low Potato Yields in Eastern Africa: an Overview of Constraints and Potential Strategies

You must be logged in to post a comment.
Menu