La nueva tecnología de semillas aumenta la producción e ingresos

La nueva tecnología de semillas aumenta la producción e ingresos

La cadena de valor de la papa en Kenia emplea alrededor de dos millones de personas y aporta aproximadamente USD 500 millones a la economía anual. Sin embargo, el acceso de los agricultores a semillas de calidad, fundamental para la cadena de valor, es limitado debido a la escasa oferta. Los esquejes apicales cambiarán esto gracias a una iniciativa liderada por el Centro Internacional de la Papa que ha puesto semillas limpias en manos de 50,000 agricultores en Kenia hasta ahora, aumentando la producción y los ingresos hasta en un 50%.

La papa como «raíz» de la salida de la pobreza

La cadena de valor de la papa es de vital importancia para la economía nacional de Kenia y para los dos millones de personas que dependen de su cadena de valor para su sustento y seguridad alimentaria. Sin embargo, los aproximadamente 800,000 productores de papas de Kenia carecen de acceso a semillas de calidad, lo que significa que a menudo reciclan semillas de cosechas anteriores o las compran en mercados no regulados.

“La papa destruye la pobreza, pero no está alcanzando su potencial”, dice Monica Parker, científica senior del Centro Internacional de la Papa (CIP) en Nairobi. «Aumentar el acceso de los agricultores a semillas de calidad conocida puede traer muchos más beneficios, pero simplemente no hay suficiente para todos.”

La promesa espera en forma de una tecnología llamada esquejes apicales enraizados, pequeñas plántulas que se utilizan para producir semillas de alta calidad para los agricultores. Los primeros resultados han sido alentadores.

“El uso de semillas de alta calidad aumenta la producción e ingresos hasta en un 50% e incluso más, especialmente cuando se combina con la capacitación de los agricultores sobre cómo gestionar mejor el reciclaje de semillas y la salud del suelo.”

Una papa, quince papas, 2,000 papas… ¡más!

Los esquejes enraizados se producen en un invernadero a partir de plántulas de cultivo de tejidos que crecen en condiciones estériles controladas para garantizar que se encuentren libres de enfermedades. Cada una de estas plántulas puede producir más de 100 esquejes enraizados (Figura 1). Luego, los productores de semillas compran los esquejes que multiplican la semilla en el campo: cada corte produce de 10 a 20 + tubérculos que, después de una nueva ronda de multiplicación, pueden venderse a los agricultores como semillas certificadas. Los esquejes enraizados se pueden vender después de solo dos temporadas de multiplicación en comparación con la multiplicación convencional que es de tres o cuatro temporadas.

“Es una situación en la que todos ganan”, continúa Parker. “A partir de una pequeña prueba con el programa nacional, ahora estamos creando oportunidades para las empresas aquí en Kenia, incluyendo a los jóvenes y mujeres emprendedoras de las comunidades rurales. Estos negocios también son el medio para alcanzar nuestro objetivo final-llevar semillas de calidad a los agricultores. En la actualidad, tenemos alrededor de 50 empresas exitosas que producen semillas que llegan y benefician a 5,000 agricultores. Es sorprendente pensar que una plántula de cultivo de tejidos puede producir alrededor de 2000 tubérculos-semilla.”

Del invernadero al vivero a la granja

“No se trata solo de producir esquejes, también se trata de usarlos para producir”, explica Dinah Borus, investigadora asociada senior de CIP. “Los esquejes apicales tienen el potencial de reducir la brecha de productividad de la papa, pero solo si los agricultores pueden acceder a la semilla e incluso utilizar directamente los esquejes. El primer paso fue lograr que los productores de semillas las probaran, validaran la tecnología y ayudaran a correr la voz «.

“Los agricultores rurales están comprando esquejes directamente de los viveros rurales para producir su propia semilla en la granja, reduciendo así sus costos de semilla a la mitad si multiplican la semilla una vez y cinco veces si multiplican la semilla dos veces,” dice Parker. “Este modelo crea otra opción para que los agricultores accedan.”

Nuevos brotes comerciales

Gran parte del éxito de este enfoque innovador se debe a un compromiso exitoso con dos socios del sector privado: Stokman Rozen Kenya y AgroMax (Uganda).

“Los esquejes apicales enraizados son innovadores, rentables y fáciles de adoptar”, dice Ronyjo Oved, director ejecutivo de Agromax. “Esto abre nuevos horizontes a la industria de la papa en Uganda y nos permitirá expandir nuestras operaciones para ayudar a los agricultores fuera del país.”

El impacto en los medios de subsistencia rurales ha sido inmediato. “Comencé con una bolsa de 50 kilogramos de semillas de papa y vi aumentar mi producción en un 280%”, dice Cecinta Nduru, una agricultora convertida en productora de semillas. “Luego me capacité para producir mi propia semilla limpia a partir de esquejes. Ahora me gano la vida vendiendo semillas en mi comunidad y estoy capacitando a otros agricultores sobre cómo convertirse en productores de semillas.”

Mirando hacia el futuro

El programa de esquejes con raíces apicales está comenzando a expandirse en India, donde tiene el potencial de llegar a millones de agricultores y ayudar al cultivo de papa a alcanzar su verdadero potencial para los millones que dependen de él para su alimentación y sustento.

Los patógenos de la papa, como la enfermedad del tizón tardío de la papa, cuestan a los países en desarrollo 10 mil millones de dólares al año y reducen la cantidad de alimentos disponibles para comer. Que los agricultores obtengan variedades resistentes a enfermedades y tolerantes al estrés hídrico es la primera línea de defensa contra desafíos globales como la desnutrición y el cambio climático, y es fundamental para la nueva estrategia de investigación e innovación del CGIAR. Para la papa, ahora existe una herramienta adicional en el arsenal-esquejes apicales enraizados.

Menú