Posibilidades de inversión: Adaptación al cambio climático

Descripción
  • La agricultura es a la vez vulnerable y contribuyente importante del cambio climático.
  • Las sequías, inundaciones y aumento de temperaturas asociadas al cambio climático comprometerán la expansión de la producción de papa y camote.
  • Las papas y los camotes son cultivos relativamente resistentes y de rápido crecimiento, y pueden cumplir un papel clave en la agricultura climáticamente inteligente.
  • Las tecnologías de la próxima generación pueden usarse para desarrollar variedades climáticamente inteligentes que maduren rápidamente, sean resistentes a plagas y enfermedades y tolerantes al calor, sequías y salinidad del suelo para proporcionar alimentos más nutritivos y mejores ingresos en climas extremos.
  • El Centro Internacional de la Papa (CIP) también es pionero en nuevas técnicas agronómicas para mejorar la producción de material de siembra de calidad.
  • El CIP busca acelerar el mejoramiento y adopción de nuevas variedades y tecnologías agronómicas climáticamente inteligentes.
  • Las prioridades de inversión incluyen:
    • Conservación de la agrobiodiversidad, uso y evaluación de los recursos genéticos;
    • Herramientas y capacitación para el mejoramiento acelerado e impulsado por la demanda;
    • Desarrollo mejorado de sistemas de semillas inclusivos y equitativos;
    • Promoción de variedades climáticamente inteligentes entre consumidores y agricultores;
    • Servicios de extensión con perspectiva de género para apoyar a los agricultores con material de siembra de calidad y capacitación en prácticas agrícolas climáticamente inteligentes; y
    • Mejora de la capacitación y tecnologías disponibles para los agricultores, especialmente
      mujeres y otros grupos vulnerables
Introducción

La agricultura contribuye en gran medida a mejorar los medios de subsistencia y la seguridad alimentaria, pero a la vez es vulnerable al cambio climático y un importante contribuyente a los gases de efecto invernadero. Mientras se espera que la demanda de alimentos aumente en un 60% para 2050, se prevé que cada 1°C de calentamiento cause una reducción estimada de 5% en la productividad de los cultivos. Este proceso de calentamiento climático impactará en muchos factores relacionados con la producción de alimentos, incluyendo la salinización de los suelos, el estrés por calor y agua, la interrupción de las temporadas de cultivo y una mayor incidencia, intensidad y distribución de los eventos climáticos extremos y de las plagas y enfermedades de las plantas. Entre 2005-15, los fenómenos meteorológicos extremos le costaron a los países en desarrollo un estimado de USD 96 mil millones en pérdidas de producción agrícola. Si no se toman medidas, los rendimientos de papa podrían caer hasta un 32% para 2060.

Tanto la papa como el camote, tercer y sexto cultivos alimenticios más importantes del mundo, poseen características que los mejoradores están utilizando para desarrollar variedades resistentes al clima. El camote tiene una mayor tolerancia al calor y requiere menos lluvia que la mayoría de cultivos básicos; además, las variedades tolerantes a la sequía a menudo producen alimento cuando otros cultivos se marchitan y mueren.

Las variedades de maduración precoz están listas para cosecharse en menos de cuatro meses, y sus hojas se pueden comer tan solo dos meses después de ser sembradas, cuando escasean los alimentos. El camote contribuye a la seguridad alimentaria y a la reducción de la deficiencia de vitamina A, una de las formas de desnutrición más dañinas para infantes menores de cinco años y mujeres en edad reproductiva. También puede ser una fuente saludable y barata de alimentación animal.

Consumida por más de mil millones de personas, aproximadamente un tercio de la producción de papa es producida por pequeños agricultores. Las variedades de maduración temprana pueden ser cosechadas tres meses después de la siembra, proporcionando alimento cuando los granos aún están verdes. Esta característica también permite que la papa sea incorporada en los periodos de barbecho de los sistemas de cultivo de cereales, lo que alivia la presión de la escasez de tierra y recursos hídricos y contribuye a la intensificación y diversificación sostenible de los sistemas agroalimentarios.

Construyendo las bases
Variedades climáticamente inteligentes

Se han liberado docenas de variedades de papa y camote climáticamente inteligentes mejoradas por el CIP, que están ayudando a los agricultores a hacer frente a los cada vez más frecuentes eventos meteorológicos extremos. Otras variedades están actualmente en fase de prelanzamiento. Entre 2011 y 2018 el CIP y sus socios produjeron los primeros genomas de referencia de papa y camote, que les están permitiendo a los científicos obtener características más precisas de resistencia al clima.

HISTORIA DE ÉXITO

Variedades de papa climáticamente inteligentes

Tacna y Única, variedades de papa tolerantes a la sequía y al calor, fueron evaluadas en el desierto costero del Perú antes de ser enviadas a la China, donde se convirtieron en variedades nacionales en 2006 y 2011, respectivamente. Capaces de crecer en suelos salinos con una fracción del agua que necesita la mayoría de papas, han permitido cultivarla en regiones, y estaciones, donde cada vez es más difícil producir alimentos. En 2015, el cultivo de ambas variedades abarcó un total de 250.000 hectáreas en China. Única también ha permitido que los agricultores de las regiones secas de Kenia cultiven papa, y se siembra en las tierras bajas de Tayikistán en los meses en los que hace demasiado calor para cultivar trigo.

Mejoramiento acelerado

Ante el aumento del cambio climático, los científicos han acelerado el proceso de mejoramiento y selección de posibles variedades resistentes al clima mediante el uso de herramientas genómicas avanzadas y ensayos simultáneos de campo en diversos ambientes. Estas herramientas de mejoramiento están acelerando rápidamente las ganancias genéticas. Una prueba de concepto de un esquema de mejoramiento de híbridos de camote ha demostrado que el tiempo requerido para obtener ganancias genéticas se puede reducir siete veces. Las herramientas genómicas han facilitado el desarrollo de una papa resistente al tizón tardío en menos de 10 años, algo que los científicos no habían podido conseguir durante más de cuatro décadas usando herramientas convencionales.

Conservación in situ y uso de recursos genéticos

El CIP trabaja con comunidades del altiplano peruano para conservar en el campo la agrobiodiversidad de las papas de la región y periódicamente repatría variedades de papas nativas libres de enfermedades que están salvaguardadas en su banco de germoplasma. Una nueva iniciativa está estudiando la relación entre el cambio climático, la agrobiodiversidad y la salud y las dietas de los indígenas para identificar las perspectivas de una agricultura más resiliente en un clima cambiante.

Sistemas de semillas climáticamente inteligentes

El acceso a material de siembra de calidad de las variedades mejoradas de papa o camote impulsa no solo las cosechas sino la capacidad de los hogares para adaptarse a eventos meteorológicos extremos. El desarrollo y funcionamiento de sistemas de semillas climáticamente inteligentes son esenciales para hacerle llegar a los agricultores variedades resistentes. El trabajo con institutos de investigación y socios del sector público y privado, ha ampliado el uso de tecnologías de vanguardia para producir semillas de papa y camote, incluyendo la arenoponía, la aeroponía y los esquejes apicales enraizados. Sin embargo, en África y Asia todavía hay una gran necesidad de más material de siembra de calidad.

HISTORIA DE ÉXITO

Sobrevivir a la sequía en Malawi

Loveness Kalira y su familia formaron parte de los 300,000 hogares que recibieron material de siembra de camote climáticamente inteligente después de una sequía devastadora en 2016, que dejó 6.5 millones de malawianos dependiendo de la ayuda alimentaria. El siguiente año, su cultivo de camote prosperó a pesar de que otra sequía diezmó su cosecha de maíz. Las ventas del excedente de camote permitieron a los Kalira comprar suficiente maíz para el año y pagar las pensiones escolares de sus cuatro hijos.

Enfoques agronómicos mejorados

Los científicos han desarrollado y difundido tecnologías y enfoques mejorados para ayudar a los agricultores a enfrentar retos como sequías prolongadas o aumento de la presión de plagas y enfermedades. Un ejemplo es la Técnica Triple S mediante la cual los agricultores almacenan sus camotes en arena durante los meses secos y los usan para producir lianas que siembran cuando se reanudan las lluvias. El método les permite producir a tiempo suficientes lianas para la siembra temprana, lo que significa que los camotes se pueden cosechar antes, cuando escasean los alimentos y los precios del mercado son altos.

Herramientas de modelado climático

Las herramientas del CIP apoyan la toma de decisiones, el establecimiento de prioridades y la implementación de estrategias de mitigación. Utilizando datos satelitales para elaborar series climáticas confiables a largo plazo, estas herramientas incluyen algoritmos para generar datos de precipitaciones y temperaturas que son necesarios para modelar el impacto del cambio climático en la agricultura. Han mejorado la precisión del modelado de cultivos, los pronósticos de rendimiento, el fenotipado y los sistemas de apoyo a la toma de decisiones. Los modelos de manejo de cultivos y ecología del CIP han mejorado el monitoreo de los cambios en las poblaciones de plagas y la evaluación de escenarios de manejo de la enfermedad del tizón tardío.

Desarrollo y selección varietal participativa

Los equipos multidisciplinarios del CIP identifican las necesidades y preferencias varietales de mujeres y hombres de las poblaciones objetivo y trabajan con los fitomejoradores para incorporar esas características en variedades climáticamente inteligentes. Al solicitar activamente el aporte de los agricultores sobre las variedades de cultivo deseadas, podemos aumentar la probabilidad de que esas variedades sean adoptadas masivamente.

HISTORIA DE ÉXITO

Papa tolerante al calor de maduración precoz gana popularidad entre agricultores de la India

La papa es predominantemente un cultivo de invierno en la India. No obstante, debido a que madura en solo 90 días y se puede sembrar en agroecologías donde otras pocas variedades prosperan, la variedad Kufri Lima obtenida por el CIP, liberada en 2018, se puede cultivar entre las cosechas de cereales. Esto permite a los agricultores aumentar su producción total de alimentos, compensando las pérdidas de rendimiento del arroz y trigo causadas por el cambio climático. Kufri Lima también es resistente a los virus más importantes de la papa, que se ven agravados por los climas cálidos. Esta resistencia permite a los agricultores seleccionar semillas de papa de sus cosechas en vez de tener que comprar semillas comerciales cada año.

BLOGS
Menú