PROGRAMA DE INVESTIGACIÓN DEL CGIAR SOBRE RAÍCES, TUBÉRCULOS Y BANANAS

 Líder del Programa      Graham Thiele

 Sitio web                       http://www.rtb.cgiar.org/

El Programa de Investigación del CGIAR sobre raíces, tubérculos y bananas (RTB) está trabajando a nivel mundial para aprovechar el potencial aún inexplotado de esos cultivos con el fin de mejorar la seguridad alimentaria, la nutrición, los ingresos, la resistencia al cambio climático y la igualdad de género de los pequeños agricultores.

Más de 300 millones de personas en los países en desarrollo, muchos por debajo de la línea de la pobreza, dependen de las raíces, tubérculos y bananas para obtener alimentos e ingresos.

Los cultivos de raíces, tubérculos y bananas —que incluyen plátanos, yuca, papas, camote, ñame y raíces y tubérculos andinos— son algunos de los cultivos básicos más importantes en las regiones más pobres del mundo. Proporcionan alrededor del 15% o más de la ingesta diaria de calorías per cápita para 763 millones de personas que viven en los países menos desarrollados. Por lo general ricos en nutrientes esenciales como provitamina A, los cultivos RTB pueden mejorar significativamente la nutrición y la seguridad alimentaria. Muchos de estos cultivos se pueden cultivar con pocos insumos y con frecuencia bajo duras condiciones. Sin embargo, responden muy bien a la intensificación y son de alto rendimiento en términos de calorías producidas por hectárea. Como importantes cultivos comerciales, pueden ayudar a aumentar los ingresos familiares y a menudo son cultivados o comercializados por mujeres.

Pero los cultivos RTB presentan varios desafíos comunes. Su alta complejidad genética significa que su mejoramiento es especialmente difícil, además los consumidores con frecuencia tienen particulares preferencias de calidad a lo que se añade lograr altos rendimientos, todo lo cual debe tenerse en cuenta. Estos cultivos se propagan clonalmente y no con semillas, lo que significa que se necesita volver a multiplicar las semillas cerca a los campos de los agricultores, y que permite que los patógenos que reducen los rendimientos se acumulen a través del tiempo. Esto requiere un diseño sólido de los sistemas de semillas público-privados. El volumen y la perecibilidad de estos cultivos crea oportunidades para la innovación poscosecha. Si bien a veces se les considera cultivos de mujeres, su producción y comercialización incluye a hombres y mujeres de diversas formas dando más importancia a la comprensión de las diferencias de género.

Donde Trabajamos
  • África: Etiopía, Nigeria, Tanzania, Camerún, Ghana, Kenia, Malawi, Mozambique, Ruanda, República Democrática del Congo, Uganda, Zambia, Burundi, Congo, Costa de Marfil.
  • América Latina y el Caribe: Nicaragua, Bolivia, Colombia, Ecuador, Haití, Perú.
  • Asia: Bangladesh, Vietnam, India, Nepal, China, Indonesia, Tailandia.
Impactos para 2022

Para 2022, las RTB junto a sus socios habrán logrado impacto en las siguientes áreas:

  • 20 millones de personas, de las cuales el 50 por ciento son mujeres, han aumentado sus ingresos
  • 30,000 pequeñas y medianas empresas están trabajando de manera rentable en los sectores de semillas y procesamiento de RTB
  • 8 millones de hogares agrícolas han aumentado el rendimiento de sus cultivos mediante la adopción de variedades mejoradas y prácticas de manejo sostenible
  • 10 millones de personas, de las cuales el 50 por ciento son mujeres, han mejorado la calidad de su dieta
  • 1.9 millones de hectáreas del área actual de producción de RTB convertidas en sistemas de cultivos sostenibles.
Contactos
Menú