Posibilidades de inversión: Nutrición

Posibilidades de inversión: Nutrición

Descripción
  • Tan solo un pequeño camote sancochado de pulpa anaranjada puede suministrar los requerimientos diarios de vitamina A de un niño menor de cinco años, reduciendo sus riesgos de infección, retraso en el crecimiento o ceguera.
  • La papa, un alimento básico en muchos países en desarrollo, es una buena fuente de zinc, hierro, potasio y vitamina C.
  • Los mejoradores del CIP han desarrollado variedades de papa biofortificadas ricas en hierro y zinc.
  • El Centro Internacional de la Papa (CIP) ha llegado a 6.5 millones de hogares con camote biofortificado de pulpa anaranjada para mejorar la ingesta de vitamina A.
  • La evidencia muestra que un enfoque integrado de distribución de semillas y educación nutricional es eficaz para mejorar las dietas de las familias y el riesgo de desnutrición.
  • El CIP se propone mejorar las dietas de 10 millones de hogares con variedades nutritivas de papa y camote en los próximos cinco años.
  • Las prioridades de inversión incluyen:
    • Mejoramiento de variedades de papa y camote biofortificadas, resistentes al clima y aceptadas por los consumidores, incluyendo variedades con múltiples nutrientes esenciales;
    • Desarrollo de un sistema inclusivo de semillas para difundir las nuevas variedades;
    • Educación nutricional y programas de cambios de comportamiento con perspectiva de género; y
    • Diversificación de cadenas de valor inclusivas y equitativas para ampliar los cultivos y el acceso a alimentos nutritivos en los mercados urbanos.
Introducción

La malnutrición representa un desafío urgente para el desarrollo. Las deficiencias en zinc, hierro y vitamina A –esenciales para un crecimiento y desarrollo saludables– se encuentran entre las formas más debilitantes de desnutrición y afectan desproporcionadamente a las poblaciones vulnerables, incluyendo mujeres en edad fértil.

La papa y el camote pueden proporcionar fuentes importantes de estos nutrientes esenciales. La papa es una buena fuente de zinc, hierro, proteínas, potasio y vitaminas C y B6, contribuyendo de manera importante a las dietas en regiones donde las poblaciones de escasos recursos tienen acceso limitado a otros alimentos. Tan solo una papa sancochada de 100 gramos sin pelar puede suministrar hasta el 16% de la ingesta diaria recomendada de potasio y 30% de vitamina C. Beneficios como estos son especialmente importantes en las regiones rurales de montaña de África y América Latina, donde diariamente se consumen entre 300-800 g de papas sancochadas, que representan casi el 40% de sus requerimientos de energía.

Si bien la concentración de hierro en una papa cocida es menor que la de los cereales y legumbres, su biodisponibilidad –la cantidad de hierro disponible para ser usada por el organismo– es proporcionalmente más alta que la del trigo y frejoles, en parte debido a que la vitamina C facilita la absorción del hierro.

El camote de pulpa anaranjada contiene altos niveles de betacaroteno, que el cuerpo transforma en vitamina A. Solo 125 gramos de camote sancochado de pulpa naranja pueden proporcionar la cantidad diaria recomendada de vitamina A para niños y mujeres que no están dando de lactar. Además, las variedades anaranjadas aportan cantidades significativas de vitaminas C, E y varias del complejo B, así como fibra dietética, hierro y magnesio. Las variedades de pulpa morada, por su parte, son ricas fuentes de antioxidantes. Las hojas del camote también son ricas en vitaminas, betacaroteno y compuestos funcionales como proteínas, aminoácidos y carbohidratos complejos.

La papa y el camote ofrecen oportunidades rentables y sostenibles para complementar las dietas. Incluso con bajos niveles de rendimiento, una familia de cinco miembros puede sembrar en una parcela de 500 m2 suficiente camote de pulpa anaranjada para satisfacer sus requerimientos de vitamina A, mientras que la papa contiene más proteína por unidad de superficie de cultivo que otros cultivos básicos.

Las variedades de maduración temprana con niveles elevados de nutrientes esenciales pueden producir alimentos nutritivos antes de que el arroz o el trigo estén listos para la cosecha. Pueden aportar a diversificar las dietas que se necesitan para afrontar el “hambre oculta”, es decir una dieta en cantidad suficiente pero carente de micronutrientes esenciales.

Los mejoradores de cultivos han priorizado el desarrollo de variedades de papa y camote más nutritivas, resistentes al clima y con las cualidades deseadas por productores y consumidores locales, pero esto no es suficiente para garantizar la adopción exitosa por parte de los agricultores. Estos buscan variedades resistentes a las plagas y enfermedades y tolerantes a las sequías y al calor, mientras que los consumidores buscan otros factores, como sabor y textura. Para satisfacer estas demandas, el CIP colabora con empresarios, agricultores modelo y sistemas nacionales de investigación agrícola para establecer sistemas de semilla que aseguren la disponibilidad de materiales de siembra de calidad para los hogares agrícolas

Construyendo las bases
Mejoramiento

Durante los últimos 15 años el CIP ha acortado de ocho a cuatro o cinco años el tiempo necesario para desarrollar y lanzar nuevas variedades de camote usando mejoramiento convencional, y ha liberado nuevas variedades biofortificadas por lo menos en 22 países. También se está avanzando en el objetivo de producir camote enriquecido con zinc y hierro, en lo que podría ser el primer cultivo biofortificado que aportaría tres nutrientes esenciales.

LA EVIDENCIA

La biofortificación aumenta la ingesta de vitaminas y minerales

Hay pruebas sustanciales que respaldan los beneficios del camote biofortificado de pulpa anaranjada, el resultado de un proceso de mejoramiento diseñado para mejorar la densidad de minerales y vitaminas. Esto es crucial para áreas como el África subsahariana y el sur de Asia, donde más del 40% de los niños menores de cinco años padece deficiencia de vitamina A. Un estudio realizado en Mozambique entre 2002-2004 demostró que el aumento del consumo infantil de camote anaranjado redujo la deficiencia de vitamina A en 15%. Desde entonces, el CIP ha contribuido al mejoramiento y lanzamiento de más de 150 variedades de camote anaranjado solamente en el sub Sahara africano. Un estudio posterior realizado en Kenia en 2017 indicó, igualmente, que la educación nutricional y el aumento en el consumo de camote anaranjado contribuyó a mejorar la ingesta de vitamina A entre mujeres embarazadas y lactantes. Se estima que reemplazar el camote blanco por el de pulpa anaranjada podría reducir la carga de la deficiencia de vitamina A hasta en un 22% en los 17 países africanos donde se siembra extensamente este cultivo.

La investigación para el mejoramiento de la papa está aprovechando la capacidad que tiene este cultivo para aportar nutrientes al cuerpo humano. Más de una década de mejoramiento convencional ha dado como resultado clones de papa con 40 a 80% más hierro y zinc que las variedades cultivadas. La selección de variedades se realiza en tres continentes y los resultados preliminares de los estudios de biodisponibilidad en el Perú indican que el hierro de las papas biofortificadas se absorbe a una tasa mucho más alta (29%) que el de otros cultivos biofortificados como los frejoles (3-5%) y el mijo perla (7-10%). Dados los niveles de consumo en las montañas andinas, se espera que estas papas satisfagan más del 50% de las necesidades de hierro requeridas en promedio por las mujeres y hasta el 28% de los niños.

Adopción y cambio de comportamiento de los agricultores

Hace dos décadas, pocos agricultores africanos cultivaban camote de pulpa anaranjada pues era considerado un alimento para pobres. Hoy en día, las campañas educativas y de sensibilización sobre las cualidades nutricionales de este camote han contribuido exitosamente a aumentar su producción y consumo. En una iniciativa piloto de 10 meses en Kenia, los trabajadores de salud comunitaria brindaron asesoramiento nutricional a madres primerizas y embarazadas junto con vales
para recibir material de siembra de camote anaranjado.

Cuando los investigadores del CIP regresaron al área un año después, el 75% de familias que recibieron el asesoramiento y los vales estaban cultivando esas nuevas variedades. La integración de la educación nutricional en las intervenciones y el mejoramiento del acceso a las variedades de camote anaranjado resultaron eficaces. Las actividades de promoción a través de los servicios de salud pública han mejorado el comportamiento en busca de la salud materna, los conocimientos nutricionales, la ingesta de vitamina A en la dieta y los niveles de vitamina A.

HISTORIA DE ÉXITO

Expandiendo el camote a través de la agricultura y la nutrición

Un proyecto de 18.4 millones de libras esterlinas de seis años, lanzado en 2013 por el CIP y 20 socios, utilizó un doble enfoque para suministrar a las familias agricultoras material de siembra de camote de pulpa anaranjada y educación nutricional sobre los beneficios del cultivo.

El proyecto llegó a más de 2.3 millones de hogares con niños menores de cinco años en Bangladesh, Kenia, Malawi, Mozambique, Ruanda y Tanzania.

Como resultado, aproximadamente 1.3 millones de mujeres y niños consumieron regularmente camote de pulpa anaranjada, cuando estaba disponible, disminuyendo el riesgo de deficiencia de vitamina A y sus consecuencias sobre la salud.

Desarrollo de mercados

El desarrollo exitoso de mercados ha cumplido un papel importante en la expansión del consumo de camotes con provitamina A en África. Los científicos del CIP desarrollaron y difundieron un método para producir puré de camote envasado al vacío —con una vida útil de tres a seis meses— que se puede usar para elaborar diversos productos horneados o fritos. El puré también puede sustituir hasta 45 por ciento de la harina de trigo en el pan, reduciendo los costos de producción y dando lugar a un producto más nutritivo. La venta de pan de camote en varios países africanos ha aumentado la cantidad de vitamina A en las dietas de los consumidores, ha generado nuevas cadenas de valor desde los agricultores hasta los minoristas y ha creado oportunidades de ingresos para las mujeres y los jóvenes.

HISTORIA DE ÉXITO

El despegue del pan de camote en Kenia

La producción de puré de camote de pulpa anaranjada, de larga duración, por parte de dos empresas de Kenia ha permitido a las grandes panaderías vender nutritivos panes y otros productos de camote ya que ahora disponen del suministro de este ingrediente a lo largo del año. Las dos cadenas de supermercados más grandes de Kenia, Tuskys y Naivas, venden diariamente miles de hogazas de pan y bollos de camote en docenas de tiendas. Cobran un poco más por los panes de camote, cuyas ventas anuales rondan el millón de dólares. Dos rebanadas aportan aproximadamente el 10% de los requerimientos diarios de vitamina A de un adulto, mientras que la creciente demanda de camote de pulpa anaranjada por parte de los productores de puré está motivando a más familias agricultoras a sembrar y consumir el cultivo.

BLOGS
Menú