Papas Biofortificadas: Una aliada contra la desnutrición mundial

10° Congreso Mundial de la Papa

Cusco, 31 de mayo de 2018.- En el marco del X Congreso Mundial de la Papa se están presentando diversos avances científicos para obtener mejoras en los cultivos de papa. Uno de los logros más importantes ha sido el desarrollo de papas biofortificadas, es decir papas con mayor concentración de hierro y zinc que las que se consumen normalmente.

En el Perú, las papas biofortificadas pueden ayudar a disminuir la desnutrición en zonas de los Andes, complementando así otras estrategias como la suplementación y fortificación de alimentos que, al no ser sostenibles, no han mostrado los mejores resultados.

“Para este proceso primero se analizaron un grupo de muestras del Banco de Germoplasma del Centro Internacional de la Papa (CIP) para escoger aquellas con los niveles más altos de hierro y zinc. Luego, estas variedades se cruzaron con otras muestras hasta obtener como resultado una nueva generación de papas biofortificadas para combatir la desnutrición. Los científicos del programa de Mejoramiento Genético y de Cultivos venimos trabajando hace más de 15 años buscando desarrollar clones de papa con mayor concentración de minerales”, comentó Gabriela Burgos, Investigadora Asociada y Jefa del Laboratorio de Calidad y Nutrición del CIP.

La evaluación de los primeros productos de este programa se ha llevado a cabo en colaboración con socios estratégicos y actualmente se cuenta con un grupo de clones avanzados que poseen alrededor de 50 por ciento mayor contenido de ambos minerales fundamentales para combatir la anemia y desnutrición que afecta a las comunidades más pobres que se desenvuelven alrededor de los sistemas de producción y consumo de papa en nuestro país.

Cabe destacar que, si bien la papa es una fuente de energía, su aporte en la nutrición va más allá. Por ejemplo, la papa amarilla tiene componentes que ayudan a prevenir la degeneración ocular y las papas moradas o rojas contienen altos niveles de antioxidantes. Asimismo, algo que muy pocas personas saben es que la papa es una fuente importante de vitamina C. Por ello, lo ideal es consumir diversas variedades de este tubérculo milenario para adquirir los nutrientes y minerales necesarios para una dieta balanceada.

Acerca del CIP

El Centro Internacional de la Papa (CIP), con sede en Lima, fue fundado en 1971 como una institución de investigación para el desarrollo de raíces y tubérculos que brinde soluciones sostenibles a los apremiantes problemas mundiales del hambre, la pobreza y la degradación de los recursos naturales. El CIP mantiene en custodia global las colecciones de papa, camote y raíces y tubérculos andinos que incluye la colección más grande del mundo de diversidad de la papa. Tiene oficinales regionales en Perú, Ecuador, Kenia, India y China y una actividad mundial con proyectos en 30 países en desarrollo de Asia, África y América Latina.

El CIP es miembro del CGIAR, una alianza mundial que reúne organizaciones comprometidas con la investigación para un futuro sin hambre. La labor científica de CGIAR busca reducir la pobreza rural, aumentar la seguridad alimentaria mejorar la salud y la nutrición humana, y asegurar un manejo más sostenible de los recursos naturales. Esta labor está dirigida por los 15 Centros que integran el CGIAR, en cercana colaboración con cientos de organizaciones, incluidos institutos de investigación nacionales y regionales, la sociedad civil, organizaciones de desarrollo y el sector académico y privado. www.cgiar.org

Contact:

Marisol Paredes
Burson Marsteller Peru
Cel. 998161515
marisol.paredes@bm.com
José Balta
Burson Marsteller Peru
Cel. 943276255
jose.balta@bm.com
María Elena Lanatta
Centro Internacional de la Papa
Cel. 981187198
m.lanatta@cgiar.org

#CIPatWPC18 #Potato2018

Menú