Programa Biodiversidad para el Futuro

El rápido crecimiento demográfico y el aumento de la urbanización especialmente en los países en desarrollo están limitando la capacidad del mundo de alimentar a la población. Las tierras agrícolas productivas, los hábitats naturales y la diversidad de plantas —esenciales para duplicar la producción de alimentos nutritivos— se están degradando. Los impactos impredecibles de los desastres naturales, las amenazas ambientales y un clima cambiante amenazan aún más la seguridad alimentaria mundial. Las tierras tradicionalmente aptas para el cultivo de papa y camote son cada vez menos predominantes debido a la presión de los insectos y las enfermedades por causa del calentamiento de los climas que fuerza a desplazar a los cultivos a alturas donde las variedades centenarias y las prácticas agrícolas ya no pueden ser sostenibles. A medida que la calidad de los suelos se empobrece, la productividad y los rendimientos sufren. La conservación y el uso de la diversidad genética de los cultivos ofrecen soluciones para enfrentar esos desafíos.

Principales logros

El banco de germoplasma es el impulsor de los esfuerzos del Centro Internacional de la Papa (CIP) para conservar la diversidad genética mundial —cultivada, silvestre y material mejorado— de la papa y el camote para su uso en el futuro. Cumple un papel esencial en facilitar la liberación de las innovaciones y productos de gran impacto del CIP, especialmente de variedades adecuadas para agricultores y consumidores. La conservación in situ y ex situ de la diversidad genética es fundamental para preservar y monitorear los cambios en los recursos fitogenéticos de la alimentación y la agricultura mundial. La pérdida de la diversidad genética —especialmente de los parientes silvestres de los cultivos— limitaría la capacidad de los fitomejoradores e investigadores para mejorar la recuperación de los agricultores y su aptitud de producir suficientes alimentos nutritivos para el mundo.

El banco de germoplasma del CIP conserva —in vitro y en semillas— las colecciones más grandes del mundo de papa, camote y sus parientes silvestres, así como una colección única de raíces y tubérculos andinos, cuyos atributos genéticos, fisiológicos y bioquímicos la comunidad científica recién ha comenzado a explorar. El CIP mantiene esa biodiversidad en custodia para la humanidad para garantizar su disponibilidad para el mejoramiento y otros usos ahora y en el futuro. El CIP emplea criopreservación  para el material vegetal vivo a -196°C y guarda un respaldo de su colección de semillas en la Bóveda Mundial de Semillas de Svalbard en Noruega, además de mantener una vasta colección de herbarios para respaldar su investigación científica. También trabajamos estrechamente con las comunidades andinas para la conservación in situ de la diversidad de la papa, habiendo repatriado miles de accesiones que se daban por perdidas debido a disturbios civiles, enfermedades o cambio climático.

El banco de germoplasma sirve como modelo a través de su investigación avanzada, su base de datos pública y el uso interactivo de sus colecciones. El CIP trabaja con otros bancos genéticos para asegurar que el material limpio de sus colecciones tenga un respaldo, lo que evita la pérdida de diversidad de lo que ya está en conservación. La protección de la biodiversidad de los cultivos y la mejora de la eficiencia de la conservación de los recursos genéticos juega un papel esencial para facilitar el desarrollo y la liberación de nuevas variedades para los agricultores y consumidores de todo el mundo.

Productos de investigación para el desarrollo

Menú