Pequeños productores de proyectos del CIP participaron en Mistura 2017

Los proyectos INPANDES y FIDA Andes, implementados por la Región América Latina y el Caribe (LAC) del CIP, estuvieron presentes en la décima edición de Mistura, la feria gastronómica más importante de Latinoamérica, que culminó el 5 de noviembre y que este año se realizó en el Club Internacional Revólver del Rímac, un distrito de la capital peruana.

Ambos proyectos contaron con la presencia de  pequeños productores de papas nativas, papa seca en base a papas nativas y tunta (chuño blanco) de Puno y de las zonas de  la sierra de Lima. Estuvieron ubicados en la zona de El Gran Mercado, uno de los espacios principales de la feria, que sintetiza la fusión entre los productores del campo, los centros urbanos y la gastronomía. En su décimo aniversario, Mistura contó con la presencia de 400,000 visitantes. El eslogan de este año fue “Sabor a barrio”.

El Presidente de la República, Pedro Pablo Kuczynski, fue el protagonista de la ceremonia de inauguración y afirmó que la gastronomía del Perú progresa gracias a Mistura, pues esta feria se ha convertido en un emblema de la comida peruana.

Los dos stands de estos proyectos implementados por el CIP tuvieron como lema general “La Papa una Fiesta Nacional”, y su objetivo fue reafirmar la idea de que 3.5 millones de peruanos dependen del cultivo de la papa, que existen más de 3,000 variedades nativas en el Perú, que existe un Día Nacional para festejar la papa y que la gastronomía ha desarrollado diversos platos que tienen como ingrediente clave las variedades nativas, indicó Miguel Ordinola, coordinador de los proyectos INPANDES y FIDA Andes en el Perú.

INPANDES es financiado por la Comunidad Andina de Naciones y la Unión Europea mientras que FIDA-Andes es patrocinado por el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola en coordinación con el Ministerio de Agricultura y Riego (MINAGRI) de Perú.

El oro blanco del altiplano

Por Puno participaron 6 productores de tunta (4 hombres y 2 mujeres) de las zonas productoras de Ilave (Lacaya, Jachocco y Yaurima), donde se produce tunta de la mejor calidad. Ellos trabajan con el proyecto INPANDES y exhibieron y vendieron su producto a los visitantes del Gran Mercado de Mistura bajo el lema: “Tunta, el oro blanco del altiplano que une territorios de Bolivia y Perú”, informó Cristina Fonseca, investigadora asociada del CIP.

INPANDES, bajo el liderazgo del CIP, está trabajando en la mejora de la calidad de la tunta y articulando mercados del sur peruano, habiendo logrado que incluso se exporte a Bolivia, donde este alimento tiene mucha demanda. El socio local del proyecto es CARE Perú.

Al término del evento, productoras y productores de tunta expresaron su alegría porque la buena calidad de su producto fue apreciada y reconocida por el público diverso que asistió a la feria; uno de los productores, Lucas Ticona, comentó que sus paisanos le compraban 2 a 3 bolsas “a ojos cerrados”.  En total vendieron 600 kilos de tunta en presentaciones de medio kilo y un kilo.

Saberes y biodiversidad

Por su lado, el proyecto FIDA Andes, que implementa el CIP en Cajamarca y Lima tuvo como lema: “Papa, promoviendo saberes alrededor de la biodiversidad”. También participaron 4 productores (2 hombres y 2 mujeres) de la Comunidad de Sunicancha de Huarochirí, Región Lima. Ellos vendieron papa seca elaborada con variedades de papas nativas amarillas y coloradas. El socio estratégico del CIP es el Proyecto Sierra Selva Alta (MINAGRI-Agrorural), con quien desarrolla temas ligados a sistemas de producción alrededor de la papa, organización y articulación comercial.

Vendieron 400 kilos en presentaciones de un kilo. Un logro particularmente importante ha sido el pedido de la dueña del restaurante “La Olla de Juanita”, quien desea adquirir 500 kilos mensuales de papa seca, lo que ha generado muchas expectativas en los productores, que han retornado a su comunidad dispuestos a formalizar su asociación. FIDA Andes los apoyará con la formulación de los planes de negocio.

Además, este año visitaron Mistura 8 representantes —entre agricultores y socios— de los proyectos INPANDES y FIDA Andes de Bolivia y Ecuador, con el fin de intercambiar experiencias y promover procesos similares que ayuden a articular la pequeña agricultura con la gastronomía en sus respectivos países.

En camino al Congreso Mundial de Papa

Ordinola destaca que la participación en Mistura 2017 ha permitido alcanzar varios objetivos. “Productoras y productores han podido articularse a mercados que valoran la calidad de su producto y se ha podido mostrar a los socios de Bolivia y Ecuador que existen opciones para el desarrollo comercial de la papa”, refiere.

Pero, añade, se persiguen objetivos más ambiciosos a futuro. “Uno de ellos es que al consolidarse la imagen de las papas nativas en el Perú y en el mundo, estaremos fomentando el desarrollo del país, y ayudando a la generación de nuevos ingresos para los productores alto-andinos”, señala.

“Además, tratamos de aprovechar este contexto para un posicionamiento más amplio de las papas nativas a nivel internacional, generando nuevas oportunidades y nichos de negocio y, asimismo, para consolidar las acciones de articulación comercial en camino al Congreso Mundial de la Papa, que por primera vez en 30 años se realizará en América Latina, en mayo del 2018 en Cusco, Perú y que será la gran oportunidad de mostrar nuestra biodiversidad al mundo”, finaliza.

 

Menú