Programa de Sistemas Agroalimentarios de Camote

El Centro Internacional de la Papa (CIP) responde a los desafíos del desarrollo agrícola del siglo XXI organizando su trabajo en tres programas: Biodiversidad para el futuro y sistemas agroalimentarios de papa y camote.

Logros recientes del programa

Objetivo Estratégico del Programa

El camote permitirá que por lo menos
15 millones de hogares de escasos
recursos en Africa and Asia
mejoren la calidad de sus dietas y eleven en 15%
sus ingresos procedentes del cultivo para 2023.

Un mundo con hambre

Hoy en día el mundo es un lugar con hambre. Aproximadamente 870 millones de personas están subalimentadas; el número de los que padecen ‘hambre oculta’ —deficiencia de vitaminas, minerales y otros nutrientes esenciales— está llegando casi a dos mil millones. La desnutrición ha aumentado en muchos países de Asia y África en los años recientes y el número de niños bajos de peso casi se ha duplicado desde los años 80. En los países en desarrollo, los efectos del hambre y la desnutrición entre las poblaciones rurales pobres pueden ser devastadores. La deficiencia de vitamina A, una de las formas más perniciosas de la desnutrición, puede limitar el crecimiento, debilitar la inmunidad, causar ceguera y aumentar la mortalidad infantil. Alrededor del mundo, 165 millones de niños menores de 5 años en África y Asia sufren esa deficiencia.

Enorme potencial

La inmensa mayoría de los pobres del mundo vive en áreas rurales y depende de la agricultura para subsistir. Con las tecnologías adecuadas, los agricultores de pequeña escala pueden adaptarse a las crecientes amenazas planteadas por el cambio climático, producir alimentos más nutritivos y comercializables y tomar ventaja de las oportunidades económicas creadas por la creciente demanda de las poblaciones en expansión y urbanización.

Combate a la deficiencia de vitamina-A

El CIP y sus socios han desarrollado y difundido en África y Asia docenas de variedades biofortificadas de camote anaranjado ricas en vitamina A, contribuyendo así a elevar el estado nutricional y, en menor medida, los ingresos de más de 5 millones de hogares. En 2016, tres científicos del CIP recibieron el Premio Mundial de Alimentación como reconocimiento al papel que cumplieron al usar el cultivo biofortificado para mejorar los resultados nutricionales. La biofortificación está dirigida a aumentar el contenido de provitamina A de las nuevas variedades mediante el mejoramiento convencional, aumentando la disponibilidad de vitamina A para las familias agricultoras y los consumidores. Al promover la educación nutricional  con el camote anaranjado a nivel de la comunidad, el trabajo dirigido por el CIP ha convertido al cultivo en una fuente rentable y sostenible de vitamina A para las poblaciones vulnerables, especialmente mujeres y niños pequeños. A través de su trabajo con grandes procesadores de alimentos y comerciantes de raíces frescas en África, el CIP también ha facilitado el desarrollo de nuevas cadenas de valor para el camote anaranjado, creando oportunidades de generación de ingresos que incluyen a las mujeres y jóvenes.

1. Diversidad Genética: conservación, gestión y secuenciamiento de ADN
2. Mejoramiento: mejoramiento nutricional, aumento de rendimientos; resistencia al clima; selección varietal participativa
3. Desarrollo de sistema de semillas: producción de semillas, multiplicación, distribución y control de calidad
4. Intensificación sostenible: educación en nutrición, capacitación agronómica, manejo poscosecha y almacenamiento
5. Cadenas de valor: capacitación empresarial, procesamiento mejorado de productos, mejoramiento de los vínculos con el mercado
6. Inclusión: tecnologías y métodos dirigidos especialmente a mujeres y jóvenes
7. SEA: evaluación y validación de herramientas de escalamiento y de métodos de evaluación del impacto

Productos del programa de investigación para el desarrollo
El programa de sistemas agroalimentarios de camote está compuesto por una cartera de productos de investigación para el desarrollo.

Menú