Posibilidades de inversión: Crecimiento inclusivo

Posibilidades de inversión: Crecimiento inclusivo

Visión general
  • Las papas y los camotes son cultivos comerciales valiosos que se pueden cultivar en una variedad de entornos afectados por el cambio climático, lo que los hace vitales para obtener ingresos confiables, especialmente cuando fallan los cultivos de granos.
  • El desarrollo y la difusión de variedades resilientes, de maduración rápida y de alto rendimiento conduce a cosechas mejores y más tempranas, lo que abre nuevas oportunidades de medios de vida.
  • La capacitación en las mejores prácticas agronómicas y poscosecha ayuda a los agricultores y agricultoras a aprovechar todo el potencial económico de esas variedades.
  • Las tecnologías para producir material de partida libre de enfermedades y el desarrollo de sistemas de semillas para multiplicar y difundir material de plantación de calidad catalizan oportunidades de ingresos equitativos.
  • La versatilidad de la papa y el camote permite el desarrollo de cadenas de valor inclusivas como la producción de alimentos envasados para mercados de alto valor.
  • Los enfoques de cadena de mercado sensibles al género fortalecen la capacidad de los agricultores para agregar valor a sus cultivos, reducir las pérdidas poscosecha y obtener acceso a nuevos mercados.
  • Las variedades nutritivas biofortificadas también pueden reducir la carga de la desnutrición, impulsando el crecimiento inclusivo a largo plazo.
  • Las variedades de papa de maduración temprana que se pueden cultivar en los meses entre los ciclos de cultivo de arroz o trigo permiten la intensificación sostenible de la agricultura para producir más alimentos e ingresos por hectárea.
  • Las prioridades de inversión incluyen:
    • Mejorar y promover variedades de cultivos más resistentes, de rápida maduración y con valor de mercado.
    • Apoyar el desarrollo de sistemas de semillas para proporcionar a los agricultores material de siembra de calidad.
    • Mejorar el acceso a los mercados y facilitar la creación de nuevas cadenas de valor inclusivas; y capacitación en técnicas de mejora de la producción y diversificación agrícola.
Introducción

Aproximadamente el 75% de la población más pobre del mundo vive en zonas rurales donde la agricultura es la principal actividad económica. En los países en desarrollo, la agricultura puede representar más de un tercio del PIB de una nación. A nivel mundial, el sector agrícola proporciona ingresos y medios de vida a dos mil millones de pequeños agricultores.

Las papas y los camotes proporcionan una fuente confiable de ingresos en los países en desarrollo, particularmente donde los extremos climáticos causan cada vez más la pérdida de otros cultivos. Más de mil millones de personas los consumen con regularidad, lo que crea oportunidades para medios de vida equitativos y con inclusión de género para agricultores, comerciantes, procesadores de alimentos y otros.

La cría selectiva para mejorar la resiliencia de la papa y el camote puede contribuir aún más a la productividad en un mundo que cambia el clima. Las intervenciones para ampliar la disponibilidad de semillas de calidad de variedades mejoradas dan como resultado mayores rendimientos e ingresos, al tiempo que apoyan una mejor salud y una actividad económica más amplia.

La versatilidad de las papas y los camotes significa que los agricultores pueden diversificar sus ingresos. Dadas las muchas formas en que se pueden preparar o procesar estos cultivos, los agricultores que los cultivan tienen más opciones – pueden vender su cosecha directamente a los mercados formales o informales, o a empresas de alimentos que producen panes, galletas, etc. Dichos usos resultan en cadenas de valor que generan oportunidades de empleo para hombres y mujeres en áreas rurales y urbanas.

Aumentar el potencial de la papa y el camote como cultivos comerciales puede ayudar a sostener las economías agrícolas rurales, reducir la necesidad de que las personas migren de áreas donde la agricultura ya no es viable a áreas urbanas donde la única opción de ingresos es a menudo el mercado laboral informal.

Las papas y los camotes también pueden respaldar el crecimiento inclusivo indirectamente al ayudar a reducir la desnutrición, que le cuesta a la economía mundial hasta 2 billones de dólares anuales en atención médica y pérdida de productividad. Las variedades biofortificadas contribuyen a mejorar los resultados nutricionales y a ciudadanos más sanos y productivos.

Bloques de construcción
Enfoques de la cadena de valor

Se ha utilizado un enfoque de mercado participativo (EPCP) para permitir a los agricultores, comerciantes, minoristas y otros mejorar sus ingresos. Originalmente fue desarrollado para estimular la creación de nuevos mercados y cadenas de suministro de papas nativas en la región de los Andes bajo un programa que alcanzó a 100,000 hombres y mujeres agricultores y agentes del mercado, impulsando un aumento del 70% en las ventas de productos de papas nativas. Desde entonces, el EPCP se ha utilizado en África y Asia para productos que incluían banano, mandioca y camote. Los componentes de este enfoque se adaptaron posteriormente para facilitar el espíritu empresarial mediante un enfoque de «escuela de negocios para agricultores» sensible al género, que se ha utilizado con éxito en varios países asiáticos.

HISTORIA EXITOSA

Escuelas de negocios para agricultores

Para ayudar a los pequeños agricultores a acceder a mejores mercados, reducir el costo de las pérdidas poscosecha y mejorar los ingresos, el CIP desarrolló un enfoque de ‘escuela de negocios para agricultores’ (FBS) que consiste en una serie de actividades de aprendizaje en grupo con facilitadores capacitados durante un ciclo de producción y comercialización (8-10 meses). El enfoque empodera a mujeres y hombres agricultores y fomenta la colaboración entre agricultores y con otros actores de la cadena de valor.

Los grupos de agricultores realizan evaluaciones de mercado, desarrollan y lanzan sus propios productos, agregando valor a los bienes tradicionales e impulsando las economías de comunidades remotas. El CIP lanzó FBS en Indonesia en 2009 y posteriormente lo amplió en India, Indonesia y Filipinas, principalmente a través de asociaciones con proyectos de inversión del FIDA a gran escala. En Filipinas, se llevaron a cabo más de 130 escuelas de negocios para agricultores y se graduaron casi 3.500 pequeños agricultores, el 76% de ellos mujeres.

Variedades mejoradas de cultivos

El desarrollo y la difusión de variedades mejoradas ha ayudado a millones de agricultores a aumentar su producción y sus ingresos. Los rendimientos de papa y camote en la mayoría de los países en desarrollo son una fracción de lo que podrían ser, principalmente porque la mayoría de los agricultores siembran semillas de baja calidad de variedades más antiguas. Muchas variedades obtenidas por el CIP son resistentes a las enfermedades, por lo que ahorran a los agricultores dinero que de otro modo se gastaría en agroquímicos o semillas certificadas.

HISTORIA EXITOSA

Mejores papas que generan miles de millones

Más de 2,5 millones de agricultores (beneficiarios directos, que representan el 20% del total de beneficiarios) en los siete países asiáticos productores de papa más importantes han adoptado variedades de papa obtenidas por el CIP con resiliencia climática y otras características preferidas. Solo una variedad, la variedad C88, se cultivó en unas 125.000 hectáreas en la provincia china de Yunnan, generando un estimado de USD 2.8 a 3.730 millones entre 1996 y 2015.

Sistemas de semillas

El uso de material de siembra de papa o camote, de calidad, da como resultado mejores rendimientos y, a medida que aumenta la demanda de los agricultores, se desarrollan cadenas de valor de semillas, creando oportunidades empresariales y empleo para mujeres y hombres. Los estudios han demostrado que los productores de papa que han utilizado tubérculos-semilla de alta calidad pueden aumentar significativamente sus ingresos de las ventas en períodos de tiempo relativamente cortos. El CIP y los socios nacionales producen material de partida libre de enfermedades de variedades mejoradas de papa y camote y lo venden a los multiplicadores de semillas, quienes lo utilizan para cultivar material de siembra para la venta, obteniendo una ganancia considerable. Los agricultores que multiplican el material de siembra de papa o camote libre de enfermedades para venderlo a otros agricultores u organizaciones, ganan significativamente más que aquellos que simplemente cultivan para el consumo

HISTORIA EXITOSA

La semilla de calidad aumenta los rendimientos y los ingresos

El CIP se ha asociado con agencias gubernamentales de Etiopía para promover la producción de semillas de papa de calidad declarada, que producen rendimientos más altos que los tubérculos semilla infectados por plagas o patógenos que siembran la mayoría de los productores de papa etíopes. Los socios locales recibieron capacitación en producción de semillas de calidad, incluidos técnicos, en aproximadamente 150 cooperativas de papa, que compraron material inicial saludable del Instituto Etíope de Investigación Agrícola y lo multiplicaron para venderlo a los agricultores. Esto dio lugar a que más de 200.000 agricultores etíopes utilizaran patatas de siembra de calidad. Un estudio de 116 de esos agricultores encontró que sus rendimientos eran un 63% más altos que los de los agricultores que no usaban semillas de calidad.

Formación y tecnologías

La capacitación agronómica y las tecnologías apropiadas ayudan a los agricultores a aumentar los rendimientos y reducir las pérdidas poscosecha, lo que se traduce en más ingresos. El CIP ha elaborado manuales de capacitación con perspectiva de género en los idiomas locales y ha organizado sesiones para miles de extensionistas y agricultores expertos, quienes a su vez han compartido las mejores prácticas para mejorar el rendimiento y la vida útil de la papa y el camote con más de dos millones de agricultores en todo el mundo. Las sesiones de capacitación suelen acompañar la distribución de material de plantación de variedades mejoradas, potenciando su adopción y beneficios. Las tecnologías apropiadas validadas y difundidas a través de las intervenciones del CIP incluyen el manejo integrado de plagas y enfermedades para reducir la pérdida de cultivos y la dependencia de agroquímicos costosos; almacenes de luz difusa para conservar las papas que se utilizarán como semilla o se venderán en los meses posteriores a la cosecha, cuando los precios son más altos; y almacenamiento de camotes en arena para extender su vida útil y producir material de siembra de calidad a tiempo para la próxima temporada de cultivo.

HISTORIA EXITOSA

Cadenas de valor del camote

El CIP ha promovido el uso de camote en una variedad de productos alimenticios, incluidos jugos, mermeladas, galletas y otros productos horneados. Los científicos de Nairobi desarrollaron una forma de producir un puré de camote estable que se puede almacenar durante varios meses sin refrigeración, lo que hace que un cultivo perecedero sea más accesible para las panaderías y otras empresas alimentarias. También ha dado lugar a una mayor demanda y precios de mercado de los camotes, lo que ha aumentado los ingresos de los agricultores.

Solo en Kenia y Ruanda, las ventas anuales de productos a base de puré de camote superan el millón de dólares. Esto ha inspirado un número creciente de inversiones del sector privado en el procesamiento de camote en Kenia, Malawi, Ruanda, Sudáfrica, Tanzania y Uganda.

Intensificación sostenible

El desarrollo de variedades de papa de maduración temprana y climáticamente inteligentes que estén listas para cosechar menos de 90 días después de la siembra abre la puerta a la intensificación sostenible de la agricultura. Esas papas se pueden cultivar en tierras que se utilizan principalmente para arroz o trigo en los meses entre ciclos de cultivo. Esto permite a los agricultores producir más alimentos y ganar más en la misma tierra. Se han cultivado patatas tolerantes al calor en las tierras bajas de Tayikistán después de la cosecha de trigo, cuando hace demasiado calor para la mayoría de los cultivos. En la costa de Bangladesh, donde las marejadas ciclónicas volvieron los suelos salinos, se cultivan variedades tolerantes a la sal y al calor en arrozales en barbecho después de la cosecha de arroz. Un estudio encontró que la intensificación sostenible de los sistemas basados en arroz con papa tiene un enorme potencial para mejorar los ingresos en Bangladesh y la India.

HISTORIA EXITOSA

Cultivo secuencial de papa y arroz por valor de USD 800 millones

Una selección cada vez mayor de variedades de maduración temprana y tolerantes al calor está permitiendo a los agricultores de arroz y trigo en Asia agregar otro cultivo a sus sistemas agrícolas, generalmente durante un período de barbecho, lo que genera ingresos adicionales y una mayor disponibilidad de alimentos. Varias variedades tolerantes al calor y a la sal lanzadas en Bangladesh se cultivan en áreas costeras donde las tierras agrícolas suelen ser demasiado salinas para otros cultivos. El CIP espera lanzar pronto papas biofortificadas ricas en hierro y zinc en varios países asiáticos, lo que ayudará a reducir aún más la desnutrición. Los posibles beneficios económicos en el bienestar de la intensificación sostenible de los sistemas alimentarios basados en el arroz con papas de maduración temprana y climáticamente inteligentes en Bangladesh se estiman en USD 800 millones al año.

Menú