CIP-Lima realizó taller para facilitar cumplimiento de legislación peruana sobre biodiversidad

Con el fin de facilitar el cumplimiento de las leyes nacionales que rigen el acceso a la diversidad biológica, investigadores y funcionarios gubernamentales peruanos participaron en un taller realizado en la sede del Centro Internacional de la Papa (CIP) en Lima. El acceso a la biodiversidad es uno de los fundamentos de gran parte de la investigación del CIP.

 

 

Desde la fundación del CIP en 1971, sus científicos han trabajado para preservar, estudiar y aprovechar el potencial de la diversidad de las raíces y tubérculos con el objetivo de mejorar la seguridad alimentaria, la nutrición y los ingresos de los pequeños agricultores. Pero a través de los años, la creación de tratados y normas para proteger la biodiversidad y asegurar su soberanía nacional han ido regulando el uso por parte del CIP de algunas raíces y tubérculos, los parientes silvestres de esos cultivos  y especies de plagas.

Este proceso comenzó con la firma de la Convención de las Naciones Unidas sobre Diversidad Biológica en 1992, que propició el establecimiento de regulaciones nacionales en el Perú en 2009 según las cuales se requieren permisos para recolectar, estudiar o utilizar de otra manera las especies cultivadas o silvestres. Si bien muchos países tienen regulaciones de este tipo, el caso del Perú es de especial importancia para el CIP porque el país alberga la diversidad más grande del mundo de papa y sus parientes silvestres, una serie de otras raíces y tubérculos y de plagas y enfermedades que los atacan; y los científicos del CIP llevan a cabo una cantidad significativa de investigación de esas especies.

 

En un esfuerzo para facilitar el cumplimiento y mejorar el conocimiento de los investigadores acerca de las regulaciones que rigen el acceso a la biodiversidad peruana, la oficina legal del CIP organizó un taller titulado ‘Regulaciones para el Acceso a los Recursos Genéticos Peruanos’ que se celebró en el CIP el 27 de marzo. El evento, que duró todo el día, reunió a investigadores del CIP y de otros centros del CGIAR con representantes de cuatro instituciones gubernamentales peruanas.

 

Vea la presentación del taller:

 

“Queremos proteger la diversidad biológica del Perú pero, al mismo tiempo, queremos permitir la investigación científica”, dijo Selim Guvener, asesor jurídico del CIP, quien ayudó a organizar el taller.

 

Guvener se percató de que al CIP le toma 14 meses en promedio obtener los permisos de acceso a la biodiversidad, que son requeridos para una serie de actividades de investigación, y también de que esto se debe en parte al conocimiento insuficiente dentro del CIP del proceso de permisos. Organizó el taller con el fin de mejorar la comprensión de los investigadores en torno a las regulaciones nacionales que rigen el acceso a la biodiversidad y facilitar su cumplimiento a través de una mejor comunicación con las autoridades. “Si no hay comunicación, las regulaciones se pueden convertir en un obstáculo para los investigadores”, señaló.

El taller se inició con las presentaciones de autoridades del Ministerio del Ambiente, la Dirección Nacional de Bosques y Vida Silvestre, el Instituto Nacional de Defensa de la Libre Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual y del Instituto Nacional de Innovación Agraria (INIA), cada una de las cuales fue seguida de una ronda de preguntas y respuestas. Por la tarde, los participantes trabajaron en una serie de casos reales o potenciales para los que se requieren permisos, con el fin de obtener un mejor entendimiento del proceso para lograrlos.

 

Roger Becerra, especialista en recursos genéticos, quien representó al INIA en el taller, expresó que se sentía complacido de tener la oportunidad de discutir las complejidades de las regulaciones nacionales que rigen el acceso a los recursos genéticos con los investigadores y los demás panelistas. “Es una buena oportunidad para intercambiar ideas con otras autoridades gubernamentales y científicos del CIP sobre las regulaciones y las formas de mejorar su ejecución”, subrayó.

 

Becerra añadió que espera que el evento marque el inicio de una comunicación más fluida entre las autoridades del gobierno con los científicos del CIP y de otras instituciones.

 

“Es importante para el país que haya un uso adecuado de sus recursos genéticos y que, al mismo tiempo, se promueva la investigación”, concluyó.

  • Derechos de autor | Privacidad / Aviso legal
    Design By NetMidas