La experiencia de Papa Andina: no hay papas pequeñas

En 2000, “el objetivo del programa era ver cómo podíamos ayudar a los pequeños agricultores acá en los Andes” trayendo al mercado miles de pequeñas raíces y tubérculos poco conocidos, dice Devaux, director regional del CIP para América Latina. El cultivo de papa, especialmente de las papas nativas o locales así como los siglos de conocimiento tradicional sobre la mejor manera de cultivarlas “son activos que estos agricultores poseen. Nuestro reto era este: ¿cómo transformamos este activo en una oportunidad de negocios. ¿Cómo podemos traerlas al mercado y hacerlas atractivas para los consumidores?”.

Devaux describe el proceso que él y el resto del equipo del CIP desarrollaron para tratar de lograr esos objetivos. Se identificó a los miembros de la “cadena de valor” —desde los agricultores que cultivan más de 3,000 variedades de papas nativas, hasta los procesadores que las convierten en bocadillos listos para comer y los consumidores que compran esos productos—y se probaron varias recetas innovadoras de papa con un gran número de chefs y escuelas de cocina.

Papa Andina

Los cultivos en cuestión crecen en una gama de tonalidades brillantes: rojo y azul, anaranjado y amarillo, señala. “Evaluamos cómo se comportaban cuando se cocinaban en aceite y obtuvimos estas fantásticas hojuelas de papa”. Una combinación de cinco o seis hojuelas de diferentes colores, saladas y envasadas en porciones individuales se convirtió en un artículo popular entre los turistas que pululan en las tiendas libres de impuestos del aeropuerto de Lima. “La tendencia de la gente era comprarlos más como recuerdo que como bocadillos”, dice.

Le siguieron mucho otros productos, como las mezclas de papas de colores que son codiciadas por los chefs y cocineros caseros por igual. No todos los productos de la iniciativa Papa Andina fueron exitosos, como el puré de papas elaborado con cultivos de colores. Sin embargo, ningún esfuerzo fue en vano, sostiene Devaux.

Papa Andina

“Para el CIP, [Papa Andina] fue una manera de alinear la actividad de investigación con las necesidades del desarrollo”, afirma.

Otras organizaciones han imitado desde entonces los esfuerzos del CIP en cuanto a ofrecer productos generados por esos cultivos a un mercado más amplio. “Nuestra idea [al lanzar Papa Andina] era buena, pero muy pequeña”, reconoce Devaux. “Haber sido copiados por otros en un proceso que llamamos ‘imitación creativa’ ha permitido que la idea crezca”. Actualmente el CIP sigue prestando apoyo a la investigación de otras organizaciones que buscan traer nuevos productos de papas andinas al mercado, incluso a algunas grandes empresas que inicialmente rechazaron el concepto debido a su escala pequeña. “Cuando vieron que se estaba desarrollando un mercado para estos productos, vinieron de nuevo a buscarnos”, precisa Devaux.

Papa Andina

Varios cambios esenciales han ocurrido a raíz del programa, añade. Por un lado, “esas papas no habían sido parte de la lista de variedades nacionales de papas” administrada por el Ministerio de Agricultura del Perú y hasta que no estuvieran en ese lista, sus semillas no podían estar formalmente libres de virus para producir una población saludable de semillas de calidad. A partir de entonces se les incluyó en esa lista y se instituyó una fiesta nacional, el 30 de mayo, como Día Nacional de la Papa, que se celebra en todo el país. “Todo esto le dio más visibilidad a estas papas y promovió su consumo”, puntualiza.

Los datos generados en el transcurso de Papa Andina, señala Devaux y el personal del CIP involucrado en el proyecto, revelaron cambios medibles en el camino hacia la comercialización de las papas nativas a nivel nacional e internacional, lo que aumenta la demanda y su precio. Estos datos también dan cuenta de esfuerzos similares en Bolivia, Ecuador y otros países.

Papa Andina

Un beneficio menos tangible pero no por ello menos importante es el sentimiento de orgullo nacional que ahora sienten los peruanos porque sus singulares papas nativas hayan encontrado un camino a las mesas de los consumidores de todo el mundo.

Menú